Los disgustos no paran para la familia real británica. La decisión de Meghan Markle y el príncipe Harry de abandonar la primera línea de representación y poner rumbo a Canadá desviaba el foco del escándalo sexual en el que se vio envuelto el príncipe Andrés debido al caso Epstein. Sin embargo, el duque de York ha vuelto a ser el centro de todas las miradas por un nuevo escándalo.

Artículo relacionado

Según ha publicado el diario ‘Daily Mail’, Peter Nigard, amigo del príncipe Andrés, esta acusado de tráfico sexual. El empresario canadiense de 78 años habría supuestamente formado parte de una red de prostitución internacional cuya base habría estado en su mansión de Nassau.

Andrés de York

Las jóvenes eran llevadas allí con la falsa promesa de trabajar como modelo y, posteriormente, eran drogadas y obligadas a mantener relaciones sexuales. De la decenas de mujeres que han denunciado a Nygard, ocho de ellas eran adolescentes. Unos hechos que tuvieron lugar entre los años 2008 y 2015, cuando tres de ellas tan solo tenían 14 años.

Nigard y el príncipe Andrés mantienen una buena relación. Es más, para ilustrar la información, el diario publica unas imágenes en las que el duque de York aparece en la mansión de Nassau junto a su mujer, Sarah Ferguson, y sus dos hijas, las princesas Eugenia y Beatriz, en el año 2000. Eso sí, no hay ninguna evidencia de que el hijo de la reina de Inglaterra tuviera conocimiento de las presuntas actividades ilícitas de su amigo.

Artículo relacionado

Este escándalo llega cuando todavía coleando su relación con el caso Epstein, del que cada día se saben más detalles. Según afirmó el fiscal general de las Islas Vírgenes en una entrevista a ‘Vanity Fair’, hay testigos que habrían visto al príncipe Andrés sobrepasándose con chicas en un balcón de una propiedad del fallecido magnate. Asimismo, la fiscalía de Nueva York lo acusó de no haber colaborado con el FBI cuando quisieron interrogarlo. Algo que desde su entorno se negó.