A Meghan Markle le está costando gestionar sus primeros días tras el ‘Megxit’. El 31 de marzo llegó el momento que tanto tiempo llevaba esperando. La exactriz y el príncipe Harry dejaron de formar parte de la familia real británica para comenzar una nueva vida junto al pequeño Archie. A esto hay que añadir que la semana pasada los duques de Sussex dejaron Canadá para poner rumbo a Los Ángeles, la ciudad natal de Meghan y en la que siempre ha querido vivir. Así que parecía que la mujer de Harry de Inglaterra ya tenía todo lo que quería. Ya no pertenece a la realeza, tiene el camino abierto para retomar sus proyectos como actriz, va a disfrutar de más privacidad junto a su marido y su hijo y vive en su ciudad preferida. Pero una fuente cercana ha asegurado al medio británico ‘The Sun’ que está “desconsolada”.

Artículo relacionado

A la duquesa de Sussex le está costando adaptarse a su nueva vida pese a que era lo que llevaba deseando muchos años. En las últimas semanas han ocurrido algunos acontecimientos que han hecho que la tristeza invada a Meghan, y el principal tiene a su madre como protagonista. Si hay alguien a quien ha echado de menos durante los años que ha vivido en Reino Unido ha sido a Doria Ragland. La mujer de Harry siempre ha contado la bonita unión que mantiene con su madre, y aunque han estado separadas por miles de kilómetros, Doria siempre ha viajado a Reino Unido cuando su hija lo ha necesitado. No faltó en momentos tan importantes como su boda o el nacimiento del pequeño Archie y en Los Ángeles siempre les ha abierto las puertas de su casa cuando han ido a visitarla. Ahora por fin madre e hija viven en la misma ciudad, pero desde que Meghan llegó todavía no se han visto.

Meghan y Doria

En California también están cumpliendo con algunas restricciones por la crisis del coronavirus y los ciudadanos se encuentran confinados. Mientras Harry y Meghan están junto al pequeño Archie en una casa en Malibú, Doria se encuentra en su vivienda. Así que ahora están muy cerca la una de la otra, a solo diez kilómetros de distancia, pero de momento no han tenido contacto físico, algo que tiene muy nerviosa e impaciente a Meghan.

Meghan Markle

Para sobrellevar estos días lo mejor posible, Meghan está estudiando las diferentes propuestas de trabajo que le llegan. La nuera de Carlos de Inglaterra tiene muchas ganas de retomar su trabajo como actriz y ya son varias las propuestas que le han hecho. De momento la duquesa de Sussex no ha aceptado ninguna, pero sí que hay algo que ha dejado muy claro a su equipo de representantes. Un actor ha contado al ‘Daily Mail’ que Meghan ha dicho “que solo trabajará con los mejores directores”. Además ha sido todavía más específica al decir que “quiere trabajar con Ava DuVernay y que deben encontrar el guion correcto”. Un requisito que se une al que hace unos días implantó el príncipe Harry y que dice que ni él ni su mujer aceptarán ningún proyecto que vaya en contra de la familia real británica, en especial de su abuela Isabel II.