Lo ha vuelto a hacer. Meghan Markle ha desafiado a la familia real británica. El pasado jueves la duquesa de Sussex aterrizó en Londres para cumplir con sus últimos compromisos profesionales antes de que el ‘Megxit’ se haga efectivo el próximo 31 de marzo. La exactriz tiene algunas indicaciones que cumplir durante estos días que llegan desde Buckingham Palace. La reina Isabel II sabe que cada vez que la mujer del príncipe Harry haga algo, todas las miradas van a estar puestas en ella. Por eso ha querido dejar muy claro en qué momentos puede hacer aparición y en qué instantes es mejor que no haga ruido. Pero Meghan… ¡No le ha hecho ni caso!

Artículo relacionado

Tras su estelar reaparición el jueves por la noche junto a Harry, la exactriz no tenía ningún acto programado para ayer viernes. De hecho desde Buckingham habían pedido que el viernes se centrara todo el protagonismo en Camilla Parker Bowles. La duquesa de Cornualles tuvo un acto en el que pronunció un discurso feminista y la casa real quería que nada restase atención a sus palabras. Pero Meghan hizo oídos sordos a esta petición y aunque no acudió a ningún acto, hizo algo que ha molestado mucho a los Windsor.

Meghan Markle Camilla

En el Instagram de los duques de Sussex se publicaron ayer unas fotografías en las que Meghan comparte su visita al Teatro Nacional. Una visita privada que realizó el jueves, pero no fue hasta ayer cuando decidió compartirla con sus seguidores en el mismo momento en el que Camilla pronunciaba su discurso. Esta visita de Meghan a uno de sus patrocinios se convirtió en lo más comentado del día en cuanto a la casa real británica, mientras que las palabras de la mujer del príncipe Carlos pasaron completamente desapercibidas. De esta forma Meghan vuelve a demostrar que se atreve a desafiar a la reina de Inglaterra en todo momento.