Harry y Meghan llevaban varias semanas buscando casa en Los Ángeles. Si algo tenía claro la duquesa de Sussex desde que anunciaron que se retiraban de la familia real británica, era que quería pasar gran parte de su tiempo en su ciudad natal. Aunque en un primer momento habían elegido Canadá como su lugar de residencia y es allí donde han estado viviendo en los últimos meses, el sueño de la pareja era vivir entre Vancouver y Los Ángeles. El motivo es que además de encantarles esta ciudad, allí residen gran parte de los familiares y amigos de la exactriz. Entre ellos su madre Doria Ragland. Parecía que el sueño americano de la pareja iba a tener que esperar con la llegada del coronavirus. Pero han sorprendido al adelantar su mudanza y ya se encuentran empezando su nueva vida allí.

Artículo relacionado

El hecho de que en el último mes hayan viajado a Londres, que Harry permaneciera en Reino Unido varias semanas, y las restricciones por el COVID-19, apuntaban a que este no era el momento para buscar casa y para coger un avión hasta California. Pero precisamente al ver que las restricciones aumentaban cada vez más, no han dejado que pasara más tiempo y han cogido un vuelo privado hasta la ciudad en la que van a vivir a partir de ahora. Hace unos días Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, anunció que cerraba parcialmente las fronteras del país. Por eso, y antes de que las fronteras se cierren por completo, programaron un vuelo para ellos y su pequeño Archie rumbo a Los Ángeles.

Harry y Meghan

Según la revista ‘People’, fuentes cercanas a la pareja han contado que los duques de Sussex consideran Vancouver un lugar demasiado tranquilo para ellos. Y aunque lo que buscan en esta nueva etapa es un poco de calma, en Canadá la tranquilidad era excesiva. El matrimonio prefiere un lugar como Los Ángeles, una ciudad lejos de Reino Unido, con mucha actividad y conocida por Meghan. De esta forma la pareja va a comenzar el ‘Megxit’ desde allí. El próximo 31 de marzo se hará efectivo y desde ese momento dejarán de pertenecer de forma oficial a la corona. Comenzarán entonces a llevar a cabo muchos proyectos y teniendo en cuenta que la casa en la que ahora viven está muy cerca de Hollywood, Meghan lo va a tener mucho más fácil para retomar su carrera cinematográfica.