Desde comienzos de 2020, los príncipes Christian, Isabella, Vincent y Josephine de Dinamarca están viviendo una de las experiencias más enriquecedoras de su vida. Tal y como confirmaba la Casa Real danesa el pasado otoño, los hijos de Federico y Mary de Dinamarca permanecerán el primer trimestre del año estudiando en un internado en Suiza.

Artículo relacionado

Tras la noticia, su madre confirmaba que ella también se trasladaría al país vecino para estar lo más cerca posible de sus hijos durante este periodo de tiempo, una decisión que venía acompañada de una reducción de su agenda real y sus deberes para con la Corona. A pesar de haberse convertido en regente recientemente, la royal ha querido anteponer su papel como madre, algo que su esposo no ha podido hacer.

Mary de Dinamarca
Gtres

A excepción del príncipe Federico, que sí pudo acompañar a sus hijos en el primer día de colegio protagonizando un entrañable posado todos juntos con Los Alpes suizos de fondo, la familia pasará el trimestre lejos de casa. Christian, Isabella, Vincent y Josephine de Dinamarca lo están haciendo internos en la Escuela Internacional Lemania, mientras que su progenitora se ha instalado en una gran casa de campo que el heredero danés adquirió hace más de diez años y que, al ser descubierta por la prensa del país, ha provocado una gran polémica.

La princesa vive en un chalet por valor aproximado de un millón y medio de euros. El hogar suizo de los príncipes es una cabaña cubierta con vigas de abetos, tiene varias plazas de garaje y una impresionante terraza con un espectacular vista de las montañas suizas y está a cinco minutos andando del colegio. Allí la vida es apacible y ha sido ahora cuando la princesa Mary ha explicado cómo es su día a día.

Casa Real de Dinamarca
Gtres

"En Suiza las cosas van muy bien. Los niños avanzan. Cuando tomamos la decisión (de que estudiaran en el extranjero) pensamos que sería un regalo para ellos, y después de un mes puedo decir que así es y que prospera", reconocía a la revista danesa Billed Bladet que también asegura que el príncipe Federico está estos días con su familia en la localidad suiza.

Verbier es una de las localidades más bellas y exclusivas de la zona, repleta de paisajes montañosos que en esta época del año se cubren de un manto blanco. Allí, los pequeños príncipes pueden realizar diferentes actividades y deportes de nieve, como el esquí, uno de los favoritos de la familia. "También me divierto en Suiza. Es un ritmo diferente, pero es un buen descanso disfrutar de una vida cotidiana un poco menos planificada", declaraba Mary de Dinamarca.