Fue el 8 de enero de 2011 cuando en el Rigshospitalet de Copenhague nacía el príncipe Vincent, conde de Monpezat, tercer hijo de Federico y Mary de Dinamarca. 26 segundos más tarde llegaba al mundo su hermana la princesa Josephine, condesa de Monpezat. Los pequeños fueron bautizados el 14 de abril de 2001 en la iglesia Holmen, el principal templo de la Real Armada danesa, y recibieron el sacramento del obispo Erik Norman Svendsen.

Artículo relacionado

Y es precisamente hoy cuando los dos hijos menores de los príncipes de Dinamarca soplan velas por su noveno cumpleaños. Y lo hacen lejos de casa con motivo del periodo interno en una escuela suiza que comenzaron hace unos días. Antes de iniciar este trimestre escolar tan especial, que comparten con sus hermanos mayores -Christian e Isabella-, la familia al completo ha protagonizado un bucólico posado con Los Alpes de fondo.

Vincent y Josephine de Dinamarca
Instagram detdanskekongehus

A través de las redes sociales de la Casa Real danesa se han publicado nuevas fotografías de los pequeños en las que aparecen muy cómplices y felices. En la primera de las imágenes, los pequeños aparecen vestidos a juego, abrazados y sonriendo a la cámara, donde se puede ver a la pequeña del clan, a la que apodan como "el terremoto de Palacio" con las uñas pintadas. En la siguiente fotografía, Vincent abraza fuertemente a su hermana mientras le da un tierno beso.

Príncipes de Dinamarca
http://kongehuset.dk/

En la tercera estampa aparece el mellizo posando con sus hermanos mayores Christian e Isabella; y en la última, Josephine es la única protagonista junto con un poni. La equitación es una de las grandes pasiones de la nieta de la reina Margarita. Todas las instantáneas han sido captadas por el objetivo de su madre, la princesa Mary, que las ha ido realizando durante los últimos meses.

Josephine de Dinamarca
http://kongehuset.dk/

A pesar de encontrarse lejos de casa, Vincent y Josephine tendrán la suerte de poder pasar su día en compañía de sus hermanos y de su madre, así como de sus nuevos compañeros de clase en la exclusiva escuela internacional Lamania-Verbier. Como aseguraba ante los medios de comunicación el pasado otoño, la princesa Mary se ha mudado hasta Suiza donde permanecerá cerca de sus hijos durante todo el periodo que estos permanezcan internos. Para ello, la mujer de Federico de Dinamarca ha reducido al máximo su agenda oficial.