El fin de las Navidades ha llegado con grandes cambios para la Casa Real danesa. Los príncipes Christian, de 14 años, Isabella, de 12, y los mellizos Vincent y Josephine, de 8 años, han iniciado sus clases en la escuela internacional Lemania-Verbier de Suiza, donde permanecerán internos durante 12 semanas.

Artículo relacionado

Sus padres Federico y Mary de Dinamarca no han querido perderse este comienzo tan especial y han acompañado a los pequeños hasta la bucólica ciudad, donde han protagonizado un posado familiar todos juntos rodeados de nieve y montañas. Según indicaba la Corona danesa el pasado mes de octubre, después de comunicarse que los cuatro príncipes permanecerían una temporada estudiando fuera de su país, Mary Donaldson se mudará a Suiza hasta que finalice este periodo escolar.

Príncipes de Dinamarca
Gtres

En la bonita estampa, los cuatro nietos de la reina Margarita posan con el uniforme de la escuela compuesto por pantalones o falda grises, cazadora azul -con el logo del centro escolar- y botas especiales para la nieve. Excepto el primogénito, Christian, todos lucieron gorros de lana firmados por Moncler. El primogénito Christian, que el pasado octubre cumplía 14 años, la misma edad que la princesa Leonor., es ya tan alto como su padre. Para el joven príncipe 2020 va a ser un año importante. El segundo en la línea de sucesión al trono danés recibirá la confirmación la próxima primavera, un acontecimiento al que se unirán las celebraciones por el 80º cumpleaños de su abuela, la reina Margarita.

Por su parte, Federico y Mary de Dinamarcase mostraron muy sonrientes y atentos con sus hijos. Ellos también eligieron unos estilismos muy alpinos. Así, la princesa optó por una trenca de paño gris, jersey crudo de cuello vuelto y unas botas negras con aplicaciones de serraje. El heredero, con botas de montaña, pantalones oscuros y plumífero gris con detalles en rojo.

Príncipes de Dinamarca
Gtres

Al terminar el trimestre, los cuatro niños regresarán a Dinamarca donde continuarán su formación en el colegio Tranegårdsskolen en Gentofte, cerca de Copenhague. Mientras tanto, y con su madre cerca en todo momento y con una agenda reducida durante este periodo, el príncipe Federico ha comunicado que se reunirá con su familia cuando su agenda se lo permita. Sobre la experiencia fuera de su país, la propia Mary Donaldson hablaba hace unos meses en televisión. "Es correcto. Es algo que hemos planificado. Pasarán un periodo corto en una escuela internacional. Lo vemos como un regalo para nuestros hijos, allí podrán estar juntos y será una experiencia que se llevarán para el resto de sus vidas", aseguraba.

Con su educación internacional, los cuatro príncipes siguen los pasos de su padre. Federico de Dinamarca acudió a una escuela en el extranjero cuando era niño. . Entre 1982 y 1983 fue estudiante del internado École des Roches de Francia, al que también asistió su hermano pequeño, el príncipe Joaquín. El nuevo colegio de los príncipes daneses se ubica en un chalet de cuatro plantas con impresionantes vistas a Los Alpes. Ofrece una educación bilingüe en inglés y francés para niños de entre 3 y 14 años y su objetivo es "permitir que cada niño alcance su potencial intelectual, al tiempo que les alentamos a disfrutar de muchas actividades artísticas, deportivas y culturales. Nuestro objetivo es que todos los alumnos sean pensadores críticos, creativos y seguros de sí mismos".

Príncipes de Dinamarca
Gtres

El centro escolar cuenta con unas tarifas que varían según el curso académico, oscilando entre los 13.000 y los 17.000 euros por trimestre. Además, se inician con una entrada en concepto de reserva de plaza que asciende a los 7.500 euros.

En cuanto al alojamiento de Mary de Dinamarca, vivirá en un chalet que los propios príncipes compraron hace unos años en la localidad de Verbier. Un enclave cercano al centro escolar de sus hijos y que además utilizan como lugar de vacaciones de invierno para practicar el esquí.