Isabel II hace frente este martes 21 de abril a una jornada agridulce. La monarca cumple hoy 94 años, en un momento complicado a nivel mundial por la crisis del coronavirus. Una fecha que en un día normal habría supuesto una celebración por todo lo alto, se ha quedado en una jornada recluida prácticamente en soledad.

Artículo relacionado

La crisis del coronavirus ha llegado también ha palacio. Después de que la propia monarquía se viera afectada por la pandemia, con el positivo del príncipe Carlos, la casa real británica se ha visto obligada a tomar drásticas medidas para proteger a la reina Isabel II. La monarca vivirá, por lo tanto, el día de su cumpleaños recluida en el palacio de Windsor, en donde también se encuentra su marido, el príncipe Felipe.

La reina, además, es perfectamente consciente de que no es momento para celebración. Por ello, Isabel II ha pedido que, por primera vez durante todo su reinado, no haya salvas de honor para conmemorar su cumpleaños. La monarca no lo considera apropiado debido a la situación actual. Además, los edificios públicos tampoco estarán obligados a ondear la ‘Union Jack’, es decir, la bandera que representa a Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte).

Isabel II

Estas son las primeras consecuencias que ha tenido la crisis del coronavirus en el cumpleaños de la Reina. Sin embargo, no son las únicas, ni las más dolorosas. La monarca siempre celebra esta fecha tan especial por partida doble: este 21 de abril lo hace en privado y en junio organiza el ‘Trooping The Colour’ (el Desfile de los Estandarte). Una ceremonia que despierta gran entusiasmo en la ciudadanía al congregar cerca de 1.400 soldados y músicos o más de 200 caballos.

Ese día, además, se produce la imagen más esperada de la familia real. Todos juntos salen al balcón del palacio para saludar a la multitud. Sin embargo, Reino Unido se quedará este año sin esta fotografía, ya que el palacio de Buckingham se ha visto obligada a suspenderla. “De acuerdo con la recomendación del Gobierno, ha sido acordado que el desfile por el cumpleaños de la reina, conocido como ‘Trooping the Colour’, no se llevará a cabo en su formato tradicional. Se está tomando en consideración una serie de opciones alternativas”, han anunciado a través de un comunicado.

Artículo relacionado

Con todas las celebraciones suspendidas, la reina soplará 94 velas en la soledad del palacio de Windsor. Con las llamadas de sus hijos, nietos y biznietos, Isabel II pondrá fin a un año más que complicado, marcado por el Megxit y el escándalo del príncipe Andrés.