Las cancelaciones de celebraciones por el coronavirus no dejan de sucederse y algunas están afectando a la familia real británica. Kate Middleton y el príncipe Guillermo se quedaron hace unos días sin el tradicional desfile de San Patricio al que asisten cada año. El príncipe Harry ha tenido que tomar la decisión de suspender los Invictus Games, uno de los eventos más esperados por el duque de Sussex. La boda de Beatriz de York tiene todas las probabilidades de aplazarse. Y ahora es Isabel II la que se ha visto afectada por la cancelación de un evento del que es protagonista, la celebración oficial de su cumpleaños.

Artículo relacionado

La reina de Inglaterra cumple 94 años el próximo 21 de abril, pero ella siempre espera al mes de junio para su gran fiesta en el ‘Trooping the Colour’. Este es uno de los acontecimientos anuales más importantes para la familia real británica. Además de que Isabel II festeje su aniversario, es uno de los pocos días del año en el que se reúne toda la familia. Juntos disfrutan de un desfile y lucen sus mejores galas mientras saludan desde el balcón de Buckingham Palace. Pero esta vez no va a poder ser. Se ha tomado la decisión de cancelar la gran fiesta debido a la crisis del coronavirus.

Isabel II y familia

Si por algo estaba emocionada la reina de Inglaterra con el evento del próximo mes de junio, era porque existían muchas probabilidades de que el pequeño Archie acudiera. Los duques de Sussex tenían previsto asistir a la celebración, dando muestra de que aunque estén lejos apoyan a la monarca. Y teniendo en cuenta que desde noviembre su hijo no pisa Reino Unido, esta era la ocasión perfecta para hacerlo. Ahora todo apunta a que bisabuela y bisnieto estarán todavía más tiempo sin verse.

Isabel II Trooping the Colour

Desde la familia real están planteando realizar una celebración menor para no suspender el evento por completo, pero todavía están dándole vueltas a la decisión. Uno de los grandes objetivos con estas decisiones es proteger a todos, y en especial a Isabel II, del coronavirus.La monarca es una de las personas que entra en el grupo de riesgo debido a su edad. En los últimos días mantiene contacto diario con su equipo de médicos, y más teniendo en cuenta que ha estado en contacto con al menos tres personas que han contraído el virus.

Antes de trasladarse al castillo de Windsor, lugar donde está pasando el confinamiento junto a su marido Felipe de Edimburgo, mantuvo contacto con una trabajadora de Buckihgham Palace contagiada por coronavirus. También vio a su hijo Carlos de Inglaterra pocos días antes de que diera positivo en COVID-19. Y además estuvo hace pocos días junto a Boris Johnson, el primer ministro británico que hoy ha contado que también ha dado positivo. Desde casa real británica aseguran que por el momento las condiciones de salud de la reina de Inglaterra son buenas.