El día de hoy está siendo muy especial para el príncipe Harry. El duque de Sussex aterrizó hace unos días en Reino Unido para cumplir con sus últimos compromisos profesionales antes de que el ‘Megxit’ se haga efectivo el próximo día 31 de marzo. Hoy ha tenido lugar uno de los eventos más esperados por el nieto de la reina de Inglaterra. Harry ha acudido a los estudios de Abbey Road y allí lo ha dado todo junto a Jon Bon Jovi. El príncipe y el cantante han grabado una canción con fines benéficos para la Fundación Invictus, una de las organizaciones con las que Harry está más involucrado.

Artículo relacionado

El día se ha vuelto más especial todavía con un instante muy significativo que se ha vivido a las puertas de Buckingham Palace. En el Cambio de Guardia de las 11 de la mañana, la guardia ha celebrado la colaboración entre Harry y Jon tocando de forma instrumental la conocida canción Livin’ on a Prayer de la banda Bon Jovi. De esta forma Isabel II ha tenido un guiño muy especial con su nieto, demostrándole que le apoya en esta iniciativa que tan sonada está siendo porque no es habitual que haya una colaboración entre un royal y una persona tan relevante del mundo de la música.

Con esto la reina de Inglaterra demuestra una vez más que pese a todo lo que está ocurriendo, siente predilección por Harry. Aunque ha tomado algunas medidas en esta nueva etapa como no dejar que utilicen la palabra 'royal' o querer revisar su trabajo una vez que pasen doce meses de su salida de la familia real británica, ya dejó claro que ella siempre que pudiera iba a apoyar a su nieto. Además esta es una acción que Harry ha realizado en solitario, sin la presencia de Meghan Markle. La duquesa de Sussex, con quien la reina de Inglaterra sí está más reticente, todavía se encuentra en Canadá. Por eso Isabel II ha aprovechado el día de hoy para tener este gesto hacia el duque de Sussex.