Anabel Pantoja todavía está en una nube. Sin poder creérselo todavía y con la emoción en el cuerpo, la sobrina de Isabel Pantoja ha disfrutado del sábado en remojo y junto a algunos de los invitados a su boda, que han apurado las últimas horas en la isla de La Graciosa. Ya más relajada tras vivir la que posiblemente haya sido la semana más intensa de su vida, Anabel se ha puesto su uniforme canario, el bikini, para darse un chapuzón con sus amigos y recordar las batallitas de la 'pantoboda' y todas las polémicas que ha surgido a su alrededor, que no son pocas.

Artículo relacionado

Anabel Pantoja se ha dejado ver relajada y satisfecha de cómo ha salido todo a pesar de las dificultades. En las imágenes tomadas en isla canaria esta misma tarde vemos a la influencer y colaboradora de 'Sálvame' disfrutando de un tranquilo postboda junto a algunos de sus invitados y su marido, Omar Sánchez, por supuesto.

Anabel y Omar

Anabel Pantoja y Omar Montes se despiden de sus invitados tras su boda en La Graciosa.

GARÓFANO / PERNÍA

Confidencias, chapuzones y, obvio, fotos y más fotos hasta llenar el carrete del móvil ha sido la hoja de ruta del primer día de Anabel y Omar tras la boda de sus sueños, además se han despedido de muchos de sus amigos y familiares que han abandonado la isla.

Anabel Pantoja

Anabel Pantoja, muy pensativa, disfruta de su postboda en la playa.

GARÓFANO / PERNÍA

Los recién casados se han volcado en sus más íntimos tras el tsunami mediático y familiar que ha supuesto su boda. Tras la muerte de doña Ana, abuela de Anabel y madre de Isabel Pantoja, se temió por el enlace pero este ha seguido adelante a pesar de los impedimentos. Y es que al dolor de la pérdida se ha sumado la decisión de Kiko Rivera e Irene Rosales de no asistir a la boda 24 horas antes.

Anabel Pantoja
GARÓFANO / PERNÍA

Además, el dj no ha ocultado el malestar que tiene hacia su prima a la que ha dejado de seguir en Instagram. "El hecho de que estéis aquí me demuestra muchísimo", decía la novia en su discurso durante la ceremonia de su enlace, unas palabras que habrían enfadado muchísimo a su primo hasta el punto de romper con ella. Un gesto que Anabel ha intentado olvidar sumergiéndose en las playas de La Graciosa, su lugar favorito en el mundo y en el que comienza una nueva etapa de su vida, aunque nadie lo dijera, junto a Omar Sánchez. El windsurfista ha estado en todo momento muy pendiente de Anabel.

Anabel Pantoja y Omar Sánchez

Omar Sánchez ha estado en todo momento muy pendiente de su mujer, Anabel Pantoja.

GARÓFANO / PERNÍA