El paso de Elena Rodríguez por Supervivientes 2020 no está siendo nada fácil para su hija, Adara Molinero. La ganadora de 'GH VIP 7' no solo está viendo a su madre en una situación límite por la dureza del reality sino además cómo se está desarrollando su convivencia en Honduras con el padre de su hijo, Hugo Sierra, con el que Elena no mantiene muy buena relación.

Artículo relacionado

Entre Elena y Hugo hay latente un dolor que viene de mucho atrás y que va más allá de lo que ha ocurrido en los últimos meses, cuando Adara decidió separarse del uruguayo para vivir su historia de amor con Gianmarco Onestini, con el que ha compartido portada esta semana en Lecturas. Elena y Hugo tuvieron un fortísimo encontronazo en La Palapa de Supervivientes después de que ella sacara a la luz que Hugo le impidió estar junto a Adara en el nacimiento de su nieto, algo que Hugo negó pero que generó una gran polvareda entre ellos, y también en plató.

Adara y el hermano de Hugo Sierra mantuvieron durante la gala de Supervivientes una gran bronca al hilo de esto, y la exazafata amenazó con "abrir el cajón de mierda" de todo lo que hay detrás de sus conflictos familiares. Este viernes, 24 horas después y más tranquila, ha retomado el tema desde el plató de 'Mujeres y Hombres y Viceversa'.

Adara

"Hoy estoy más tranquila, ayer me calenté muchísimo. Yo normalmente intento controlarme pero cuando hay que duele y viene desde dentro, es más difícil controlarlo", ha confesado a Nagore Robles en el dating show. Adara ha lamentado que la guerra esté así y, lamenta, que es probable que continúe, aunque ella está dispuesta a firmar una tregua: "Tristemente puede ir a más. Me encantaría que se quedara aquí pero no puedo permitir que se diga algo que no es verdad".