Vidas propias

"Me enganché a la entrevista de Antonio Orozco porque lo que explicaba me resultaba muy familiar"

Jorge Javier Vázquez
Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 6

1 / 6

entrevista antonio orozco. Orozco abrió su casa de Sitges a Bertín

2 / 6

Jorge Javier. Jorge Javier de niño, en su casa familiar

3 / 6

Antonio Orozco 1. La felicidad

4 / 6

Jorge javier 1. Las madres, las que de sacaron el país adelante

5 / 6

Antonio Orozco 5. Los comienzos similares de ambos

11 de mayo de 2017, 12:09

Doy con Antonio Orozco una de esas noches que no tienes muy claro qué ver en televisión y la posibilidad de tragarme una entrevista con el cantante no entra dentro de mis opciones favoritas. Pero creo que tardé menos de cinco minutos en engancharme a lo que me contaba Orozco. Probablemente porque todo lo que explicaba me resultaba muy familiar: la vida del extrarradio, la infancia disfrutada en la calle, vivir muy bien en pisos pequeños y no ser conscientes de lo diminutos que podían ser los baños. Me enterneció ver las fotografías de cuando era pequeño porque podían ser también las mías. Reconocí los papeles pintados que inundaban nuestras casas, los trajes que se ponían nuestros padres cuando iban de comunión.

Mientras veía a Orozco me acordé de nuestro piso de San Roque, de cómo llegamos a vivir cinco personas en un sitio tan pequeño y de lo felices que fuimos allí. Volvieron a mi memoria los tejemanejes que nos traíamos con la mesa del comedor cuando teníamos invitados: despliégala, pliégala. Lo pegados que estábamos en la mesa y lo poco que echábamos de menos tener más espacio. Me gustó Orozco porque a través de su sonrisa al recordar épocas pasadas demostraba que la felicidad tiene mucho que ver con algo tan esencial como el amor. Me sentí muy identificado con él cuando explicó sus comienzos en el mundo de la música: sus primeros logros, sus primeras alegrías, esa vez que alguien te contrata para dedicarte a lo que quieres y al momento piensas que eso no te puede estar pasando a ti. Contó que su madre de setenta años sigue trabajando como limpiadora para que a él no se le vaya la cabeza y piense que todo el monte es orégano. Después de conocerla tuve muy claro que a este país no lo levantaron los políticos ni los empresarios. Fueron las madres de esa generación las que consiguieron sacarlo adelante, esas madres que tuvieron que hacer magia para llegar a fin de mes con un mínimo de dignidad.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...