Una mujer libre

La vida secreta de Lydia Lozano

Sus inicios, sus amores, su fortuna... Todo lo que Lydia jamás ha contado. Joven, sexy y avanzada a su tiempo, aprendió pronto a moverse en un mundo de hombres

Lydia Lozano
1 / 12

1 / 12

DL u330557 009. Intensa y visceral

2 / 12

Salvame 4. Peligra su silla

3 / 12

pruebas-salvame (1). Tarde durísima

Telecinco

4 / 12

DL u331968 012. Su mayor valor

5 / 12

Lydia Lozano. Todo por una exclusiva

6 / 12

Lydia Lozano, sus primeras declaraciones tras saber que la quieren despedir de ‘Sálvame’. Una mujer en un mundo de hombres

7 / 12

El fiestón del 65 cumpleaños de Charly, el marido de Lydia Lozano. Y llegó Charly

8 / 12

DL u307494 256. Lydia, becaria

9 / 12

DL u325272 003. Lydia y sus amores

10 / 12

DL u325272 019. Su familia

11 / 12

DL u331968 004. Amigos dentro y fuera de plató

Más Sobre...

Televisión Periodistas famosos Sálvame Exclusivas Telecinco

31 de octubre de 2017, 07:00

No se baja nunca de sus tacones, pero pisa firme, y decidida y si hace falta, nos baila ‘el Chuminero’. Así es Lydia Lozano (56). Intensa, visceral, sensible, familiar y dispuesta siempre a pasarlo bien. Lydia es una de las veteranas de ‘Sálvame’ que hoy ve peligrar su silla. Ese lugar que supo ganarse a pulso gracias al carácter y la garra que desde que decidió dedicarse al periodismo la han acompañado.

La gente que la vio crecer profesionalmente lo sabe. Muchos han compartido con ella horas de televisión, prisas y empujones por conseguir una buena exclusiva y también muchas horas de fiesta, mucha noche madrileña. Aprendió a moverse pronto en un mundo, el del periodismo de calle, que era por aquel entonces, hace más de 30 años, terreno de hombres. Y todos la recuerdan. Lydia era joven, atractiva y sabía, como sigue haciendo hoy, sacar partido de su lado más sexy. Y no se amedrentó. Salía de la facultad de Periodismo y solo había trabajado como dependienta en El Corte Inglés cuando empezó como becaria en una radio. Fue allí donde conoció al que fue su primer amor y el hombre que le inculcó la pasión por este trabajo. Se llamaba José Luis y trabajaba en una agencia de noticias. “Llegó un día a la radio, llevaba las manos llenas de grasa y me dijo que se le había estropeado el coche. Se lo arreglé y me invitó a tomar algo con sus compañeros de la agencia. Me dijo que necesitaban una redactora, empecé a ir y hasta ahora”, ha contado Lydia, que vio morir a su amor.

Podrás leer el reportaje completo en exclusiva en Lecturas.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...