Juegan al ratón y al gato con los fotógrafos

¿Qué ha pasado con el romance de Bradley e Irina?

La pareja empezó su relación en abril pero últimamente es imposible verlos juntos

Irina Shayk
Irina Shayk y Bradley Cooper, una pareja escurridiza

Estela Cebrián

3 de agosto de 2015, 15:17

Bradley Cooper e Irina Shayk son la pareja más escurridiza del verano. Así como ha habido otras 'parejas de la canícula' que no han tenido problema en pasear su amour fou por donde les ha apetecido (véase Banderas y la Kimple, Cayetana y Jose Coronado...) hay otras que prefieren moverse juntos en la sombra, lejos de los flashes de los paparazzi.

Lo único que consiguen, sin embargo, es que el público arda más en deseos de verlos juntos. Y más cuando se trata de dos guapos oficiales como es el caso de Cooper (uno de los actores con más éxito del momento) y Shayk (top models entre las top models y encima ex de Cristiano Ronaldo).

 

 

#LoveYourBody 🌅💪

Una foto publicada por irinashayk (@irinashayk) el

 

A ella la vimos hace poco en la super-mega fiesta anual de Leonardo di Caprio en Saint Tropez. Apareció arrebatadora con un vestido que dejaba poco a la imaginación (fue la tendencia de la fiesta), pero lo hizo sola y sin compañero a la vista. En su Instagram Irina presume de tipazo, pero no de novio. La vemos en portadas de revistas, enseñando esa cacha tan bella que tiene, dándose un baño de espuma en una bañera o felicitando a uno de sus diseñadores fetiche, Ricardo Tisci, por su cumpleaños. Pero ¿y Bradley? De Bradley no hay rastro.

A él, por su parte, se le ve estos días en Londres donde da vida en el teatro a John Merrick, el conocido como 'Hombre Elefante', papel por el que estuvo nominado a un prestigioso Tony en su versión de Broadway.  A Bradley se le ve saliendo de la representación diaria alegre y sonriente. Ajeno a los rumores que apuntan a que antes que él, por las sábanas de Irina pasó el magnate de la FIFA Sepp Blatter, de 79 años (50 años mayor que la modelo). En ese sentido (y siempre en apariencia), Bradley ni siente ni padece.

La pareja es muy celosa de su intimidad desde que saltara la noticia de que estaban juntos a finales de abril y juegan al ratón y al gato con los paparazzis para fastidiarles la ambiciada foto juntos. Pero eso es últimamente, no al principio, cuando se dejaban ver a diestro y siniestro dando muestras de amor y arrebato en cualquier esquina y en cualquier fista, desde en una fiesta privada que dio Rihanna después de la famosa MET gala, hasta en una cena de corresponsales en la Casa Blanca.

Aunque en su momento no tuvieron problemas en mostrarse en público, hoy Irina y Bradley se esconden. Pero es posible que eso termine pronto en el caso de que, como informan algunos medios británicos, la modelo deje Nueva York (la ciudad que vio nacer su amor) para irse a vivir a Londres, ciudad que ya los ha visto juntos, con su galán de película.

 

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...