El colaborador vuelve a la televisión

Las pistas para comprender cómo Kiko Hernández se ha enfrentado a su complicada doble paternidad

Las niñas, Abril y Jimena, vinieron al mundo antes de tiempo

Kiko Hernández
1 / 6

1 / 6

Kiko Hernández. Padre orgulloso

2 / 6

Kiko Hernández. Nacieron en enero

3 / 6

Kiko Hernández. Semanas complicadas

Gtres

4 / 6

Kiko Hernández. Así le han visto sus compañeros

5 / 6

Kiko Hernández. Regreso a Sálvame

Más Sobre...

Hijos de famosos Sálvame Deluxe

17 de marzo de 2017, 13:59

La de Kiko Hernández está siendo la paternidad discreta más mediática. Qué ironía. El colaborador siempre ha querido proteger los detalles que rodean a su vida fuera de la televisión, pero no puede evitar que, tras haber sido padre, una gran nube mediática le envuelva. Algo que se hará más grande cuando este regrese a la televisión el sábado 18 en ‘Sálvame Deluxe’.

Relacionado con esta noticia

Cuando le queden unas horas para celebrar su primer Día del Padre al lado de sus hijas, las mellizas Abril y Jimena, él desvelará cómo han sido estos dos primeros meses como papá. Unas semanas que ya sabemos que han sido de lo más complicadas debido a que las bebés vinieron al mundo antes de tiempo. Un parto prematuro suele tener como consecuencia que los pequeños tengan que pasar algún tiempo en la incubadora, donde ganan más peso y se hacen más fuertes. Las dos niñas se adelantaron casi un mes, incluso él previendo que era una posibilidad que existía debido a que se trataba de un embarazo múltiple. Así, la llegada al mundo de las mellizas cogió de sorpresa al padre mientras este aún estaba en España y le quedaban unos días para iniciar el viaje que cambiaría su vida para siempre. Lo tuvo que adelantar e instalarse cuanto antes en California, donde estas nacieron.

A lo largo de estas semanas de paternidad estrenada, Kiko ha puesto a prueba su paciencia y su madera como padre amantísimo. No se ha despegado de las incubadoras de Jimena y de Abril y ha vivido por y para ellas. Hasta el punto de quedarse sin dormir para no quitarles ojo a las pequeñas. Así no es de extrañar que cuando Paz Padilla lo vio a su vuelta de Estados Unidos lo encontrase ojeroso y mucho más delgado. El colaborador estaba consumido por el cansancio, pero también por la felicidad inmensa que le provoca haber cumplido su sueño.

Para lo poco que le gusta hablar de sí mismo, Kiko ha prometido que dará a sus compañeros una entrevista “generosa”, que no se dejará nada en el tintero, pues la curiosidad en torno a él es absoluta.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...