Indignada

El 'escándalo' de Chelo García-Cortés por no poder volar en 'business'

Un pasajero captó las imágenes donde la periodista se quejaba a la tripulación por volar en turista

Chelo García Cortes
Chelo 1

Más Sobre...

Televisión Periodistas famosos Polémicas de famosos Viajes de los famosos Sálvame Telecinco

14 de septiembre de 2017, 19:49

'Sálvame' ha sido de nuevo el lugar donde Chelo García-Cortés ha vivido una encerrona, aunque sin maldad. Al programa ha llegado unas pruebas en forma de vídeo donde muestran cómo se las gasta la periodista si las cosas no salen como a ella le gustan. En este caso, se trataba de su deseo de viajar en clase preferente en su vuelo de Madrid a Barcelona. Deseo que no pudo ser concedido y que la llevó derechita a las últimas filas.

Relacionado con esta noticia

Chelo vive en un constante puente aéreo por motivos laborales. Vaya que tiene más millas de viaje que Willy Fogg. Los puntos acumulados le daban este sábado pasado la oportunidad de hacer un 'upgrade' a clase preferente, es decir, que podía cambiar su asiento en turista por uno más cómodo y amplio en las primeras filas. Sobre todo lo hacía por comodidad pues, como es habitual, viajaba con su perrita Maggie, una preciosa y educada chihuahua.

Qué sorpresa desagradable se llevó la periodista cuando vio que le habían dado un asiento de turista un poco más ancho que el resto, pero que no era un 'business'. El cabreo de Chelo era considerable, sobre todo al comprobar que la excusa que le habían puesto para no hacerle el 'upgrade' era que "estaba lleno". La intención de García-Cortés era tener un asiento extra para poner el transportín en el que iba Maggie y así ir más cómoda.

Chelo 2

En los asientos asignados, Chelo iba muy incómoda pues con el trasnportín entre sus piernas apenas tenía espacio para moverse. "Haré la queja porque lo que me han dicho es que iba 'business' completo y es mentira. Lo que viene lleno es turista", le decía tajante a la azafata que estaba atendiendo su queja. Enérgica e indignada, Chelo cogía a Maggie y se iba a los últimos asientos.

Esta tarde se ha justificado y ha dicho que se había cambiado porque "el señor que estaba sentado a mi lado estaba mirando mal a Maggie". ¡Ay, si es que lo que no hagamos por nuestras mascotas...! Sus propios compañeros le han planteado: si el trayecto de Madrid a Barcelona dura apenas una hora, ¿no podía aguantar ir un poco más incómoda ese tiempo? ¿Le gusta a Chelo gozar de trato preferente?

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...