Infancia difícil

El durísimo episodio de bullying que vivió Rosanna Zanetti, pareja de Bisbal

La modelo, además de un secuestro exprés, sufrió acoso escolar cuando solo era una niña

David Bisbal
1 / 7

1 / 7

Rosanna Zanetti. Rosanna Zanetti, víctima de 'bullying'

2 / 7

Rosanna Zanetti 1. También fue raptada

3 / 7

Rosanna Zanetti y David Bisbal. La llaban "anoréxica"

4 / 7

Rosanna Zanetti habla de la 'cobra'. Se sentía todo un "patito feo"

5 / 7

Rosanna Zanetti. Con poco pecho

6 / 7

David Bisbal y Rosanna Zanetti. Feliz consigo misma

Más Sobre...

Modelos Niños famosos Novios

18 de octubre de 2017, 10:09

A pesar de la dureza de los episodios vividos, nada le quita la sonrisa a Rosanna Zanetti. Esta modelo venezolana, que desde hace dos años vive una entregadísima relación con David Bisbal, ha desvelado un nuevo hecho de su infancia que pudo dejarla para siempre traumatizada: fue víctima de bullying.

Relacionado con esta noticia

Rosanna que, no olvidemos, sufrió un secuestro exprés, por el que su familia tuvo que pagar la cantidad que los secuestradores reclamaban para devolver a la dulce joven, tuvo una infancia difícil en clase. Su físico la convirtió en objeto de burlas por parte de sus compañeros más crueles, esos que no eran capaces de ver más allá de unos brazos o unas piernas delgadas. Esos que la llamaban “anoréxica”, jugando con un auténtico problema con el que millones de personas luchan a diario, una cuestión con la que JAMÁS hay que trivializar, pero que tan rápido banalizamos.

Fue la propia modelo quien quiso compartir este episodio en el programa Noticiero Venevisión, quizás para servir de inspiración para todos aquellos que estén viviendo una situación parecida a la suya en estos momentos, y demostrarles que todo pasa y que, donde muchos ven un “patito feo”, otros ven un “cisne”.

La venezolana, además de ser muy delgada de pequeña, tenía poquísimo pecho. Fue de las chicas que más tarde se desarrolló de su clase y los demás compañeros hacían bromas al respecto. “Me decían que parecía una tabla de surf”. “Yo nunca había tenido complejo, pero me lo repitieron tanto que se convirtió en una especie de violencia verbal”, y es que eso es lo malo de los ataques, que a veces consiguen minarnos la moral hasta el punto que podemos llegar a creérnoslo. “Me empezó a afectar psicológicamente y me creó un trauma que yo no tenía”.

Hacemos propios los problemas de otros. El caso de Rosanna es un claro ejemplo. Ella no dedicaba tiempo a pensar en cómo era o cómo no era su cuerpo. Ella no tenía ningún conflicto con su aspecto, los demás lo tenían porque quizás eran incapaces de quererse a ellos mismos y volcaban toda su frustración con ella. Lo peor de todo es que estos comentarios maliciosos terminaron calando, como una gota malaya, y dejaron ‘tocada’ a la joven Zanetti. Por suerte, salió de aquello y se dio cuenta que, en esta vida, solo importa la opinión de una persona: la de ella misma.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...