Sus 'miedos' se han cumplido

La 'accidentada' mariscada de Rosa Benito y Rosario Mohedano

Madre e hija han disfrutado de una deliciosa comida de chicas... Y ha pasado lo que tenía que pasar

Rosa Benito
1 / 6

1 / 6

Rosa Benito y Chayo Mohedano 03. Comida de chicas

2 / 6

Rosa Benito y Chayo Mohedano 02. ¡Menuda pintaza!

3 / 6

Rosa Benito. Las 'medallas' de Rosa Benito

4 / 6

Chayo Mohedano. La habilidad de Rosario

5 / 6

Rosa Benito y Chayo Mohedano 01. Su mejor apoyo

15 de diciembre de 2017, 18:28 | Actualizado a

¡Qué envidia nos han dado las imágenes que han compartido este viernes Rosa Benito y Rosario Mohedano en sus redes sociales! No solo por las imágenes, sino por la relación tan estrecha y cómplice que mantienen. Madre e hija son una piña, para lo bueno y para lo malo, y han querido darle la bienvenida al fin de semana de una forma especial.

Rosa y Rosario han disfrutado de una deliciosa comida de chicas que no ha acabado del todo bien pero, aún así, ya era lo que esperaban. ¿Cuál es la mejor forma de tomarse un respiro de las rutinas y de los problemas que actualmente acosan a la tía y a la prima de Gloria Camila? A ellas se les ha ocurrido ir a uno de sus establecimientos favoritos donde han pedido una surtida y abundante mariscada. Mejillones, centollos, camarones, gambas, gambones, langostinos... No les ha faltado de nada. Y por no faltar, ni las dichosas y molestas manchas. "Pues vamos a mancharnos", escribía Rosario Mohedano junto a su fotografía.

Relacionado con esta noticia

La actitud no podía ser mejor ni más realista. ¿Cómo se disfruta una mariscada? Además de teniendo apetito, ir totalmente mentalizadas de que puede que te lleves a casa alguna 'medalla'. Y Rosa Benito se la ha llevado de oro, plata, bronce. ¡Y hasta diploma olímpico! "¡Vale la pena mancharse!". En la imagen que acompañaba esta declaración total de intenciones muestra su jersey fucsia con manchas del jugo de los frutos del mar. Pero no podemos estar más de acuerdo con esta afirmación.

El gesto deportivo de la exmujer de Amador Mohedano es una gran lección: todo tiene solución. Y unas manchitas en la ropa se arreglan metiéndola en la lavadora. Y punto.

Su hija ha sido más cuidadosa, a pesar de que parece que la competición era ver quién se manchaba más. Rosario nos ha enseñado su habilidad para comer berberechos, que no podían tener mejor pinta.

Ante las informaciones nada halagüeñas sobre sus problemas económicos, Rosa y Rosario demuestran que forman el mejor equipo para animarse, reconfortarse y ayudarse. Y si aderezan su amor con una mariscada, mejor.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?