¡Madre mía! Como diría Adara, no he visto una boda con más resaca que esta, y lo que nos queda por ver con lo publicado hoy en esta revista. Nunca pensé que tras la boda de Anabel Pantoja la familia se fuera a quebrar de esta forma. Tampoco imaginé que este enlace acercara de alguna manera a Kiko Rivera con su madre. No sé si todo lo que ha pasado es bueno o malo, francamente. Desde luego, aquí hay una gran damnificada, y esa es Anabel Pantoja. Lo ha sido antes de su boda, durante semanas, cuestionando si se casaba en un sitio protegido, si no se puede casar uno en la playa…

Artículo relacionado

Al parecer, la pobre Anabel era la única persona en el mundo que no podía cumplir su sueño de contraer matrimonio en la playa. Finalmente, como todos vimos en directo, se casó en La Graciosa, como era su deseo, pero se lío parda de todos modos.

anabel pantoja y omar sánchez
Gtres

Hemos hablado horas y horas en los programas de televisión de lo que aconteció aquella noche en Cantora. ¿Pero sabemos realmente lo que pasó en esa finca? ¿Creemos estar en posesión de esa verdad? Supongo que con las palabras de Kiko Rivera esta semana en estas páginas despejaremos muchas dudas, o igual nos asaltan muchas más. ¡Quién sabe! Que Kiko haya tenido un acercamiento a su madre a mí me parece algo necesario. Que eso suponga la ruptura con su prima me parece innecesario.

Artículo relacionado

Que Raquel Bollo insistiera a Kiko para que fuera a Cantora a ver a su madre creo que es el consejo de una buena amiga. Que Anabel, como han dicho, dijera que su primo no iba a ser bien recibido a lo mejor se ha podido malinterpretar. Quizás se refería a la reacción de su tío, Agustín, y no a la de su tía, Isabel Pantoja. Recordemos que Kiko y Agustín tienen un contencioso judicial y, por eso, me parecería normal que la presencia de Kiko en Cantora no fuera grata para su tío. Creo que sería lo único normal de todo lo que hemos venido hablando sobre el comportamiento de Agustín en esa casa y en esa familia.