Isabel Preysler se notaba desplazada en la boda de Susana Gallardo y Manuel Valls

Actualizado a

Isabel Preysler
Gtres

Susana, exultante; Valls, contento dentro de su sosería congénita. Hablo de la imponente Susana Gallardo y Manuel Valls, que se casaron el sábado en Menorca, en una boda informal pero elegante, en la que se permitieron móviles, se regalaron sombreros y alpargatas a los invitados, y el vals se sustituyó por el ‘Volare’ de los Gipsy Kings coreado por los asistentes.

Por cierto, Manuel, que sepas que el baile no es lo tuyo. Se notaba que todas eran señoras “bien”. ¡Qué diferencia de los escotes siliconados y las faldas enseñando pierna de otras bodas recientes de infausto recuerdo!

En ese ambiente algo bohemio, la Preysler llevaba un vestido de corte un poco anticuado y aire monacal que le iba ancho y largo porque está delgadísima, lucía el típico pelo rizoso propio de la humedad de la isla y se notaba desplazada. Una invitada maliciosa me cotillea: “Creo que se ha hecho microblading en las cejas”. No acaparó protagonismo, no se sumó al jolgorio. ¡El silencio y las sonrisas son sus armas! Solo tenía ojos para su Mario, rodeado, él, sí, de admiradores masculinos y femeninos.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa

Más Sobre...

Bodas famosos Isabel Preysler Mario Vargas Llosa

Te recomendamos

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?