De aquí  a poco, Año Nuevo. De aquí a poco, en todas las entrevistas que me hagan, aprovecharán para preguntarme por los deseos para el 2016. Tengo claro que ya no diré “Quedarme como estoy”, “Adelgazar cinco kilos”, “Aprender a tocar el piano” o “Pasar más tiempo con mi pareja”. No. Lo único que deseo ahora y siempre es vivir sin miedo.