Se ha liado una buena en la casa de 'Secret Story'. Isabel Rábago está viviendo unas últimas horas antes de la expulsión de esta noche angustiosas y ha sufrido su tercer ataque de ansiedad en menos de 24 horas en directo. Su enfrentamiento a Adara y Frigenti es total y, tras una nueva broma de los repescados, todo ha saltado por los aires. Isa ha empezado a sentir que no podía respirar tras ver el vídeo de la broma y se ha ido casi sin poder andar directa al cubo para ser atendida por los médicos. La casa se ha quedado revolucionadísima y también las redes sociales.

Artículo recomendado

'Secret Story': Isabel Rábago se lleva un buen disgusto al desvelar su gran secreto

'Secret Story': Isabel Rábago se lleva un buen disgusto al desvelar su gran secreto

"Isa está fatal y ellos además se ríen, no piden perdón. Una persona adulta, ¿hace eso?", ha dicho Cristina Porta para defender a su nueva mejor amiga. También lo ha hecho Luca Onestini: "Ellos lo saben muy bien, no entiendo por qué siguen haciendo daño a Isa cada día. Yo creo que el dolor no tiene nombre, ni color, ni apellido, ni género y tenemos que respetarlo". Cristina y Luca han lamentado que Adara y Frigenti hagan bromas a Isabel Rábago cuando saben que sufre ataques de pánico.

Isabel Rábago

Isabel Rábago, tras su crisis de ansiedad.

Telecinco

Adara ha insistido en que era "una chorrada de broma" y en todo caso desconocía esta problemática de Rábago. Frigenti, más contundente, ha dejado claro que no piensa consentir que se le acuse de provocar ataques de ansiedad a nadie a posta y le ha pedido disculpas a Isabel si cree que ha sido así. "Hay gente a la que le choca esta broma, a mí no se me caen los anillos por pedir perdón. Pero no se nos puede hacer responsables de que una persona esté mal", ha dicho el periodista.

Artículo recomendado

'Secret Story': Adara Molinero y Miguel Frigenti se revelan contra Cristina Porta y Luca Onestini

'Secret Story': Adara Molinero y Miguel Frigenti se revelan contra Cristina Porta y Luca Onestini

Isabel Rábago ha tenido cinco minutos muy malos pero se ha venido arriba tras una charla en el cubo con Carlos Sobera. "No me voy a marchar arrodillada. No voy a permitir que dos personajes de este calibre me hagan daño, y que se preparen si me quedo. ¡Ni un ataque de ansiedad más!", ha dicho. Luego, ha entrado en la casa muy segura de sí misma: "La cabeza bien alta. A los mediocres ni el aliento". Nadie le ha contestado y la gala ha seguido su curso.