Paz Padilla ha sembrado el caos en el plató de 'Sálvame' con la última decisión drástica que ha tomado. La gaditana ha confesado, ante la mirada atónita de todos sus compañeros, lo que le piensa dejar de herencia a su hija Anna Ferrer: "Tengo claro lo que le voy a dejar: su carrera. A partir de ahí me voy a gastar toda la pasta en mí. Y si sobra algo, pues para ti. Mi madre me ha dado una educación, un carácter y una forma de ser", ha contado con una sonrisa burlona.

Todo el mundo conoce el humor sin ningún tipo de filtro de la presentadora, pero esta vez ha ido muy en serio: "Ella tiene que crear su futuro, yo no voy a dejar de vivir por mis hijos: ¡anda y que trabajen!", ha sentenciado.

Todo este debate ha comenzado porque a Terelu Camposno le ha quedado más remedio que poner en venta su inmueble más preciado: un tríplex valorado en, nada más y nada menos, que 1,4 millones de euros.

Artículo relacionado

Kiko Hernández no daba crédito a lo que estaba escuchando y ha decidido seguir avivando el fuego: "No te lo crees ni tú. Conociéndote como te conozco y sabiendo el cariño que le tienes a tu hija, le vas a dejar montada en el dólar", le ha respondido de lo más tajante.

María Patiño, por el contrario, se ha posicionado a favor de Paz dejando claro que "no es ninguna locura lo que está diciendo" y que "a ella en su casa le había educado de la misma forma".

Madre e hija se adoran, no es ningún secreto para nadie. Anna ha finalizado con éxito sus estudios de Económicas y posteriormente su trabajo en el departamento de finanzas de Mediasety Paz no puede estar más orgullosa de ella.

Pero, ¿cómo se tomará esta noticia la joven? ¡Estaremos expectantes!