Un mes sin el gran amor de su vida. Paz Padilla sigue ausente y recorriendo el "desierto" más duro de su vida, como ella misma dijo una semana después de la muerte de Antonio Juan Vidal, el pasado mes de julio. La presentadora está superando el mazazo más duro tras perder a su marido por culpa del cáncery ahora intenta buscar consuelo para encauzar su vida tras esta pérdida irreparable que la tiene destrozada. Paz Padilla se convirtió en un ejemplo para todos con la preciosa y significativa despedida para su compañero, pero desde entonces se ha mantenido ajena a todo.

Artículo relacionado

"Ahora estoy de retiro atravesando el desierto más duro de mi vida, donde solo veo piedras en el camino", escribió en su última publicación en Instagram el pasado 26 de julio. Un duro golpe que además llegaba apenas seis meses después de perder a otros de los pilares fundamentales de su vida, su madre Lola. En este primer mes sin Antonio Juan, Paz Padilla se ha refugiado en el amor de sus amigos y su familia, y muy especialmente en su hija, Anna Ferrer, a la que también quiso dedicar unas preciosas palabras en Instagram.

Paz Padilla Anna Ferrer

Paz Padilla intenta superar el dolor de la pérdida de su marido arropada sobre todo por Anna, que ha cambiado parte de sus planes estivales para estar junto a su madre después de que esta se encontrara con otra dolorosa piedra en su camino, la muerte de su suegra.La presentadora de Sálvame se encuentra en Cantabria con su hija y el novio de esta, Iván, quienes se han convertido en su mejor refugio e intentan animarla para que poco a poco vaya recobrando su característica energía.

Paz Padilla y Antonio Juan boda

No hay noticias de cuando Paz Padilla se incorporará al trabajo y aunque sus compañeros están deseando reencontrarse con ella ahora es momento de recuperarse y seguir su camino siempre con Antonio Juan Vidal muy cerca de ella. "Él me ayudará a encontrar mi destino", dijo la gaditana en su preciosa carta de despedida. ¡Mucha fuerza, Paz!