Paz Padilla ha afrontado el mes más duro de su vida. El pasado 19 de agosto su marido Antonio perdió la vida al no poder superar la enfermedad contra la que luchaba. A estoy hay que sumar que a principios de año la madre de la presentadora falleció y que la semana pasada tuvo que dar el último adiós a su suegra. Desde entonces Paz tan solo había reaparecido en redes sociales para despedirse de una forma preciosa de su marido, para agradecer todo el amor que su hija Anna le da en estos momentos y para hacer una reflexión sobre el doloroso momento que está viviendo. Desde el pasado 26 de julio no sabíamos nada de ella, pero ahora por fin conocemos el lugar en el que se refugia en estas semanas tan difíciles.

Paz Padilla en Cantabria

Su hija Anna Ferrer ha compartido un stories en su perfil de Instagram en el que se puede ver a Paz observando un paisaje espectacular con el mar de fondo desde un mirador. Una fotografía que transmite mucha calma y tranquilidad. A través de ella se puede comprobar que la humorista está viviendo este duro momento desde Cantabria y en la mejor compañía. Su hija está compartiendo imágenes desde allí desde hace unos días. Hasta el momento el único que aparecía en sus redes sociales era su novio Iván y no ha sido hasta hoy cuando ha desvelado que su madre se encuentra con ellos. El joven se ha convertido en un apoyo fundamental para madre e hija en estos momentos.

It’s a summer feeling 😎 @ivssss_

Una publicación compartida de ANNA PADILLA (@annafpadilla) el

De esta forma queda claro una vez más que Paz Padilla encuentra en su hija Anna su máximo apoyo. La joven no ha dudado en cambiar sus planes de verano para estar al lado de su madre. Tras el fallecimiento de Antonio Juan Vidal no dudó en trasladarse a Cádiz para estar junto a ella en la despedida y lo mismo hizo hace unos días tras la muerte de la suegra de Paz. Unos cambios de planes en los que Iván siempre le ha acompañado y en los que afrontan la tristeza de la mejor forma, sin dejar de protagonizar momentos tan divertidos como su último salto de un barco.