Aunque se quedó a las puertas de la gran final de ‘Gran Hermano VIP 7’, Noemí Salazar ha cumplido un sueño. La concursante se ha dado a conocer dentro de la casa de Guadalix y ha dejado momentazos para el recuerdo.

Artículo relacionado

La joven está aún acostumbrándose a la vuelta a la realidad, tal y como ha contado en exclusiva a Lecturas. Noemí ha abierto su corazón en una entrevista en exclusiva en la que ha abierto las puertas de su casa y nos ha presentado a su familia. “Estoy feliz con mi familia, aunque la vuelta ha sido un caos: me siento perdida, llevo dos días sin dormir”, aseguraba tras su salida de la casa.

Una entrevista en la que Noemí también ha hecho unas sorprendentes revelaciones. Entre ellas, la exconcursante ha compartido con todos que se sometió hace ya unos años a una operación estética hasta ahora desconocida. “Me hice una reducción de pequeño, me quitaron medio kilo cada uno”, ha afirmado la exconcursante.

Noemí Salazar Raquel Salazar

Sin embargo, después de convertirse en madre le volvieron a crecer, por lo que no le importaría volver a pasar por el quirófano. “Después de ser madre me crecieron muchísimo. Me gustaría volverme a quitar. Le he cogido fobia a tener mucho pecho. Con diez años, ya tenía mucho”, ha afirmado en exclusiva a Lecturas.

Esta no es la única operación estética a la que se ha sometido Noemí. Según explicó en el concurso, cuando tenía seis años decidió retocarse las orejas. Una intervención quirúrgica que estuvo a punto de costarle la vida.

Artículo relacionado

Según reveló ella misma, estuvo “al borde de la muerte” por su traumática experiencia. Es más, en ese momento pudo ver “el túnel” y una “luz muy grande” que todavía sigue recordando en la actualidad. En concreto, la exconcursante explicó que tuvo que llevar una venda en la cabeza durante mucho tiempo