Tras la última gala de ‘Supervivientes’, Olga Moreno se acostó con una tristeza enorme. Un nudo en la garganta le apretaba y no le dejaba hablar. La melancolía se apoderaba de todos los concursantes, que pasaban la noche en completo silencio, meditabundos y destrozados emocionalmente. La recta final del concurso empieza a pesarles.

Artículo recomendado

Lara Sajen pone en cuarentena a Olga Moreno tras su sonada traición: "No me lo esperaba"

Lara Sajen pone en cuarentena a Olga Moreno tras su sonada traición: "No me lo esperaba"

A la mañana siguiente, con el sol en el horizonte y la promesa de un nuevo día, Olga Moreno se atrevía a compartir sus sentimientos con el que ha sido su gran apoyo en los Cayos (con permiso de Melyssa), Gianmarco. A solas, los dos concursantes desvelaban lo tocados emocionalmente que estaban. “Ayer fue un día raro”, empezaba diciendo el italiano, a lo que OA, como la llaman Rocío y David Flores, le contestaba que se había sentido igual. “Ayer me acosté con una tristeza igual, hablo y se me saltan las lágrimas”, decía aún con ese nudo en la garganta. No está siendo fácil para ninguno pero ella aseguraba que por estar alejada de su hija era especialmente dolorosa esta situación.

Olga Moreno supervivientes

Olga Moreno sufre un nuevo bajón emocional en Supervivientes

MEDIASET

“No tengo fuerzas, me siento débil. Me he levantado muy de bajón. Psicológicamente estoy muy triste porque echo mucho de menos a mi familia, sobre todo a mi hija que es muy pequeña, solo tiene 8 añitos”, contaba a cámara ya más serena. Cuando se sinceraba en los totales, Olga desconocía la sorpresa que le aguarda en la próxima gala de ‘Supervivientes’: la visita de su hermana Rosa.

Artículo recomendado

Olga Moreno, al límite, rompe a llorar en directo en 'Supervivientes': "Necesito a mi hija"

Olga Moreno, al límite, rompe a llorar en directo en 'Supervivientes': "Necesito a mi hija"

Pero, ¿cómo se tomará la visita de este familiar? Tengamos en cuenta que Olga Moreno ha manifestado, en alguna que otra ocasión que espera ver a Rocío Flores, su ‘rorry’, en los Cayos; por lo que reencontrarse con Rosa puede suponer para ella un verdadero shock y llenarla de nuevos interrogantes que podrían hacer peligrar su concurso, ¿por qué no ha venido Rocío? ¿están enfadados conmigo? ¿está todo bien fuera? ¿he dicho algo que les pueda importunar? La empresaria cree que la visita la llenará de paz, pero lo que no sabe es que puede ser dinamitar toda su tranquilidad y llenarla de incertidumbre. Habrá que ver cómo gestiona este auténtico caramelo envenenado...