Belén Esteban ha vivido una de sus peores tardes en ‘Sálvame’ con la caída que ha sufrido y que ha terminado con rotura de tibia y peroné. En cuanto ha sufrido este accidente, la de Paracuellos ya sospechaba que algo grave había sucedido. Y una de las primeras cosas que ha hecho al caer al suelo y rabiar de dolor ha sido pedir que llamaran a su marido Miguel Marcos. Belén Esteban necesitaba hablar con él para buscar su apoyo y contarle lo sucedido. Él, tras enterarse de la noticia, no ha tardado nada en ir junto a ella.

Artículo recomendado

Dos meses de baja y una fractura limpia: así se encuentra Belén Esteban tras su accidente

Dos meses de baja y una fractura limpia: así se encuentra Belén Esteban tras su accidente

Tras su caída, Belén Esteban ha acudido al centro médico en el que han valorado su lesión. Después ha puesto rumbo a casa y allí se ha reencontrado con su marido. Miguel Marcos, al enterarse de la noticia, ha ido hasta el domicilio familiar para reencontrarse con ella cuanto antes.

Con cara de preocupación pero sereno, el marido de la colaboradora ha vuelto a demostrar que es su pilar fundamental. Además de por ser su pareja, la colaboradora encuentra en él un gran apoyo teniendo en cuenta que su profesión es la de técnico sanitario. Así que seguro que va a encontrar en Miguel Marcos un hombro en el que apoyarse en esta larga recuperación que le espera tras su rotura de tibia y peroné.

belén esteban

Belén Esteban, tras sufrir un accidente en 'Sálvame' donde se rompió la tibia y el peroné

Telecinco

Aunque ella no ha querido hacer declaraciones tras la aparatosa caída que ha sufrido, desde ‘Sálvame’ han dado la última hora sobre cómo se encuentra y sobre el diagnóstico que le han dado los médicos. Los peores presagios de Belén se han cumplido y va a tener que ser operada de urgencia. Además, necesitará estar entre 6 y 8 semanas con la pierna inmovilizada para curarse y poder retomar poco a poco su vida normal. Mientras, contará con todo el amor de su marido Miguel Marcos para hacerle más fácil este duro momento.