Ya sabemos que Mariah Carey no es una mujer de gustos sencillos. Ella, que nació entre burbujas de champán y cristales de Swarosvki, vive la vida envuelta en papel de regalo dorado. A Mariah lo de "menos es más" le suena a chino. Lo único que le gusta 'mini' es la talla de sus vestidos.

Como Mariah es una mujer de muchos lujos, necesita tener a su vera señores con una cuenta bancaria deluxe. No porque ella necesite de un señor que extienda cheques a su nombre (para eso es una de las artistas americanas que más ha vendido del mundo), sino porque para estar a la altura del estilo de Mariah, hay que ser merecedor de un trono de oro y diamantes.

Artículo relacionado

Su última conquista lo es. Se trata de James Packer, un empresario australiano super-mega-multi-millonario que solo ha esperado un año de relación para hincar la rodilla, pedirle la mano y regalarle un anillo de compromiso con un diamante de 35 quilates valorado en 7 millones de euros. Una baratija, vamos.

Mariah Carey compromiso

El pedrusco ha sido diseñado por Wilfredo Rosado, amigo y diseñador de las joyas que suele llevar la cantante, que ha realizado una pieza única a la altura de sus expectativas. La joya pesa tanto que Mariah reconoció entre risas en una entrevista que casi no puede "ni levantar el brazo". Ja ja. ¡Ay, Mariah, qué humor el tuyo!

Este lujoso anillo es la última de las excentridades a las que nos tiene acostumbrados la cantante y nos da la excusa perfecta para bucear en su Instagram y buscar lo más TOP de las Marayadas de la Carey

Artículo relacionado


Artículo relacionado


Artículo relacionado


Artículo relacionado