La crisis sanitaria ha golpeado con fuerza Mediaset. Lydia Lozano se encuentra en pleno proceso de recuperación tras la inesperada muerte de su hermano Jorge a consecuencia del virus. Paz Padilla acaba de terminar su encierro y ya ha regresado con fuerzas al trabajo tras haberle plantado cara a la Covid-19 y haber estado ingresada: "Ha sido difícil, estar sola y no saber qué va a pasar y cómo va a reaccionar bien o si vas a empeorar"... Pero ahora todas las miradas se han centrado en Kiko Matamoros. El colaborador de Sálvame está cumpliendo a rajatabla con las cuarentena tras haber estado en contacto con un positivo y, después de múltiples rumores, Laura Matamoros ha roto su silencio para informar sobre el estado de salud de su padre.

Artículo relacionado

"Mi padre, pues ahí está. Ha sido un susto, la verdad que sí", ha explicado Laura Matamoros despejando todo tipo de dudas y asegurando que Kiko Maramoros, a pesar de ser un paciente de riesgo, está fuera de peligro.

"Gracias por preocuparos al no verle e televisión", ha revelado Laura Matamoros dejando constancia de lo pendiente que ha estado (y estará) de Kiko Matamoros durante los últimos días.

El novio de Marta López Álamo, por su parte, está deseando volver a la rutina y así lo ha dejado claro a través de su perfil de Instagram con una imagen en la que ha impactado a todos sus seguidores con su aspecto físico: "Contando los días para volver al ruedo y al ruido".

Artículo relacionado

La influencer está al pie del cañón con su padre y quiere que todo termine cuanto antes para poder hacerle una visita. La ganadora de Gran Hermano VIP 4 está muy unida a su progenitor hace pocos meses desveló que sufrían la misma enfermedad: glaucoma: "El suyo y el mío son distintos. Mi hija, además de guapa y joven, tiene una fortaleza mental tremenda y yo sé que lo va a llevar bien", revelaba Kiko Matamoros orgulloso de la actitud con la que la madre de su nieto está afrontando todo el proceso.