Paz Padilla ha vuelto a las redes sociales tras días de silencio y ha contado, sin poder evitar emocionarse, que ha estado ingresada tres días en un hospital de Madrid a causa del coronavirus. La presentadora ha explicado cómo ha vivido estos días durísimos en soledad y "con mucho miedo" pero afortunadamente ya está en casa y recuperada.

"Hoy hace 14 días que me infecté del Covid. Los primeros días fueron muy sencillos, no tenía apenas síntomas pero a partir del quinto día empecé con fiebre, me dolía todo el cuerpo y me costaba moverme del sofá. Todo iba bien hasta que el día octavo una presión en el pecho y me costaba respirar", ha empezado relatando Paz Padilla con buen ánimo pero sin poder evitar emocionarse tras todo lo vivido y a punto de romper a llorar.

Artículo relacionado

Paz Padilla ha explicado que su malestar fue a más y acabó yendo al hospital: "Me hicieron una placa y había niveles muy alterados y problemas de coagulación. Decidieron dejarme ingresada en la planta Covid. Ha sido difícil, estar sola y no saber qué va a pasar y cómo va a reaccionar bien o si vas a empeorar".

Paz Padilla

Paz Padilla desvela en Instagram que ha sido ingresada por Covid.

INSTAGRAM @paz_padilla

Paz Padilla ha confesado que ha sentido bastante miedo pero se ha sentido muy arropada por el personal médico, a los que ha agradecido su cariño y fuerza, así como a sus hermanos que han estado muy pendientes de ella a pesar de la distancia. Pero, sobre todo, ha querido dar las gracias a su hija Anna Ferrer, que ha mantenido en secreto que su madre estaba ingresada desde su cuarentena. "Mi hija Anna lo ha pasado muy mal, se hacía la fuerte como una mujercita, en el fondo estaba muy angustiada", ha contado la gaditana.

"He estado un poco asustada. Estoy bien, prácticamente recuperada, ya tengo anticuerpos, la prueba de antígenos ha dado ya negativo, a volver a la guerra... Yo soy deportista, no tengo ninguna patología y tengo 51 años. Nunca pensé que iba a pasar por esto, ahora toca recordarlo como algo que ya pasó", ha terminado sin dejar de dar las gracias.