Los futbolistas siguen siendo el blanco fácil de los ladrones y esta vez Pierre-Emerick Aubameyang ha vivido un terrible suceso en su casa de Castelldefels. A pesar de que su compañero de equipo Gerard Piqué se ha convertido en unas de las figuras más polémicas del fútbol debido a su ruptura con Shakira y tras rehacer su vida con Clara Chía, ahora ha sido el deportista franco-gabonés quien ha acaparado todas las miradas debido al robo a punta de pistola que ha sufrido.

Artículo recomendado

Shakira busca la calma con su círculo más íntimo tras el beso de Gerard Piqué y Clara Chía

Shakira busca la calma con su círculo más íntimo tras el beso de Gerard Piqué y Clara Chía

Tal y como ha apuntado El País, varios encapuchados con armas de fuego y barras de hierro, han asaltado la vivienda de Aubameyang en Castelldefels agrediendo tanto al futbolista como a su pareja que se encontraba allí con él. ¿El objetivo? La caja fuerte.

Los asaltantes accedieron por el jardín de la vivienda alrededor de la una de la madrugada y se han hecho con un auténtico botín. Alysha Behague, mujer de Aubameyang, fue la persona que se puso en contacto con la Policía para informar sobre lo ocurrido después de que los cacos huyeran en un Audi A3 de color blanco. El suceso se encuentra en manos de los Mossos d’Esquadra, quienes han abierto una investigación para intentar dar con los autores de este atraco por el que el futbolista y su mujer aún tienen el susto metido en el cuerpo. Por el momento, no han querido manifestarse a través de sus redes sociales y confían en que la justicia lo solucione todo.

Artículo recomendado

Shakira se deja ver en Barcelona tras las imágenes de Gerard Piqué con su nueva novia

Shakira se deja ver en Barcelona tras las imágenes de Gerard Piqué con su nueva novia

Pero este no es un caso aislado. Futbolistas muy famosos como Isco Alarcón, Benzema, Joaquín Sánchez, Jordi Alba también se han enfrentado a esta desgracia. Gerard Piqué fue uno de los primeros en lidiar con una situación así después de que robaran en su domicilio de Esplugues de Llobregat mientras sus padres dormían en la casa.