Dulce Delapiedra ha vuelto a los platós de Telecinco y su visita a 'El programa de AR' no ha dejado indiferente a nadie. La exniñera de los Pantoja se ha mostrado contundente a propósito de la relación de Isa Pantoja con Alberto Isla y afirma que "me mantengo al margen de la pareja". Dulce siempre ha defendido al padre del hijo de Isa y considera que lo mejor que podía hacer su "niña" era estar con él. Consecuentemente, los comentarios más duros que ha pronunciado este jueves se los ha dedicado a Alejandro Albalá, de quien ha dicho que "estaba obsesionado de Isa y la controlaba las 24 horas del día".

La exniñera de Cantora cree que la pareja ha madurado y que su relación ahora va a funcionar. "Al principio les vino muy grande porque eran muy jóvenes y él ahora está demostrando que está enamorado. Alberto es el hombre de su vida. Lo que la experiencia que vivieron tendría que haber pasado cuando fueran más maduros", ha afirmado. Y ha disculpado los ataques que Isla vertió en el pasado contra la hija de la tonadillera: "Ha pedido perdón en ese aspecto muchísimas veces. Fue un ataque de celos lo que tuvo en ese momento porque estaba muy enamorado".

Artículo relacionado

Igualmente, se ha mostrado crítica a propósito de la boda garífuna que celebraron en Honduras. "Fue una pantomima y para mí mi niña no se ha casado", confiesa. Dulce ha dejado caer que la pareja debería aparcar la idea de casarse y concentrarse en objetivos más prácticos. "Su futuro pasa por retomar los estudios, pero no por la boda. Es Alberto quien habla de boda", ha afirmado en 'El programa de AR'. Ha sorprendido sus declaraciones acerca de por qué la joven Pantoja abandonó los estudios: "Siempre ha querido retomarlos, pero cambiar de colegio como quiso su madre después de haber estado interna fue muy duro para ella. Ahí todo cambió, todo se truncó".

Delapiedra que ha hablado todo lo que no hizo en su paso por 'Supervivientes', también ha opinado cómo sería la boda de la pareja, teniendo en cuenta el momento tirante que Isa pasa con su hermano y su madre. "Siempre están igual, lo que hacen es no hablarse, pero lo más importante es la felicidad de una hija", pronunciaba con cierta ironía.

La exconcursante de 'Supervivientes 2016' quiere que Alberto gane el reality y ha lanzado un 'dardazo' contra Sofía Suescun, firme candidata a llevarse el cheque. Dulce cree que la hija de Mayte Galdeano "es una víbora", por sugerir que él está con Isa por interés.

Sobre la última pareja de Suescun también ha hablado largo y tendido, pero no de forma muy favorable. La niñera ha contado cómo era vivir con él y su versión coincide con la de Galdeano: "Es un vago". Muy gráfica, ha comentado: "En todos los aspectos había que cuidarle. No aportaba nada y no ayudaba en nada. No articula ni un dedo. Es un vago".

Artículo relacionado

Tras romper con Isa y viendo la actitud de la que ha hecho gala, Albalá ha "decepcionado" a Dulce. "Yo le tenía muchísimo cariño, pero me ha decepcionado. Aunque no hiciera nada, era un niño muy bueno, pero no me ha sorprendido lo que ha hecho, porque lo veía venir".

Ha desmentido que Isabel Pantoja le prohibiera hablar con su madre mientras salía con su hija. "Su madre le llamaba y se veía los Sálvame y hablaban todos los días", ha declarado. Y ha confesado que la historia de amor entre ellos se fue al traste esta última vez, porque Isa le dijo que "tenía que aportar en casa y eso le superó". Le ha recriminado además que le echara la culpa siempre a la hermana de Kiko Rivera de que no le dejaba estudiar. "¿Dónde se ha quedado el estudiante?", ha preguntado con sorna. Y ha rematado asegurando que Albalá estaba "obsesionado con Isa y la controlaba las 24 horas del día preguntando a sus amigos en común. Quería saber siempre dónde estaba y con quién estaba".