El arranque del 2020 no ha sido nada bueno para Irene Rosales. El pasado 7 de febrero la mujer de Kiko Rivera se encontraba totalmente devastada tras el fallecimiento de su madre, Mayte Vázquez, a causa de una larga enfermedad. La modelo siempre ha reconocido que es una persona muy familiar y, tras este mazazo, intenta sacar fuerzas pero no levanta cabeza.

A pesar de todo, la joven continúa su vida con total normalidad y aún tiene que luchar por una de las personas más importantes de su vida: ¡su padre! La que fuera exconcursante de 'GH DÚO' se encuentra totalmente centrada en el cuidado de su progenitor debido al delicado estado de salud al que tiene que hacer frente. El COVID-19 tiene confinado a todo el país pero Irene lleva a rajatabla todas las medidas de prevención del coronavirus y el bienestar de su padre es su máxima prioridad, así lo ha hecho saber en 'Viva la vida'.

Artículo relacionado

“Me está viniendo muy bien estar en casa. Dentro de la preocupación que existe con la situación intento que las niñas no se den mucha cuenta de las cosas. Yo salgo todos los días a ver a mi padre porque tengo que cuidarle. Voy con los geles, guantes, mascarilla, dentro de lo malo intento mantener la normalidad", ha comenzado explicando a sus compañeros.

Además, ha querido dejar constancia que su marido está siendo su máximo apoyo en estos momentos tan difíciles: "No he discutido nada con Kiko en estos días, él está todo el día con su canal de youtube", ha sentenciado.

Isabel Pantoja, volcada en sus nietos

La tonadillera, como buena matriarca de la familia, está al tanto de todos y cada uno de los miembros del clan Pantoja. A pesar de la distancia, la artista está pendiente de todo lo que hacen las hijas de Kiko y el hijo de Isa. Además, doña Ana (madre de Isabel) también está en un estado muy delicado y la exconcursante de 'SV 2019' ha estado a su lado en todo momento de ella: "Lo más importante que ha hecho es darme la vida. La amo sobre todas las cosas del mundo".