La casa real británica por fin va a poder despedirse del duque de Edimburgo como se merece. Cuando se cumple un año de su fallecimiento, que tuvo lugar el pasado 9 de abril de 2021, el palacio de Buckingham va a organizar un servicio religioso en su recuerdo en la Abadía de Westminster el próximo 29 de marzo. Una misa que va a contar con la presencia de miembros de las diferentes casas europeas, como es el caso de los reyes Felipe y Letizia, pero también con grandes ausencias, como la de Meghan Markle y el príncipe Harry.

Artículo recomendado

La vuelta de la reina Letizia a Londres, cada vez más cerca

La vuelta de la reina Letizia a Londres, cada vez más cerca

La cita tendrá lugar el próximo 29 de marzo en la abadía de Westminster. Una fecha que se ha elegido para que coincida justo con la Semana Santa y así no altere las agendas de las diferentes casas reales europeas y para que Kate Middleton y el príncipe Guillermo puedan asistir tras su tour por el Caribe.

Funeral duque de Edimburgo
Gtres

Con respecto a los invitados, ya han sido dos las casas reales que han confirmado su presencia: la de Suecia y los Países Bajos. No obstante, ‘Vanitatis’ ha publicado que los reyes Felipe y Letizia también viajarán hasta Londres para arropar a los diferentes miembros de la familia real británica, con Isabel II a la cabeza, quien estaría haciendo todo lo posible para acudir a la abadía de Westminster pese a los problemas de movilidad que han hecho que se perdiera el día de la Commonwealth.

Artículo recomendado

La reina Letizia, de luto riguroso en el funeral por los marineros fallecidos en el naufragio del Villa de Pitanxo

La reina Letizia, de luto riguroso en el funeral por los marineros fallecidos en el naufragio del Villa de Pitanxo

Quien sí que no estarán serán Meghan Markle y el príncipe Harry. Aunque el duque de Sussex sí que se desplazó hasta Londres para estar presente en el funeral del príncipe Felipe, que se celebró en Windsor y a la que solo pudieron asistir 30 invitados por las restricciones sanitarios, no viajará en esta ocasión debido a la disputa que mantiene con el Gobierno británico a costa de su seguridad. Tampoco lo hará la duquesa ni los dos hijos que tienen en común, Archie y Lilibet. Una muestra más de que, pese a los últimos acercamientos, su relación con Buckingham no pasa por su mejor momento.