Isabel II continúa al pie del cañón. A pesar de la hospitalización de su marido, la monarca no ha dejado de lado ninguna de sus labores como cabeza visible de la casa real británica. Sin ir más lejos, el mismo día que el palacio de Buckingham confirmaba que el duque de Edimburgo había tenido que ingresar en un centro médico, la Reina mantuvo una reunión de trabajo por teléfono.

Artículo relacionado

Tal y como compartió el Twitter oficial de la casa real británica, Isabel II mantuvo el pasado miércoles 17 de febrero una conversación con el almirante Tony Radakin, quien le informó sobre el trabajo que está llevando a cabo la Royal Navy (la rama marítima de las fuerzas armadas inglesas) tanto en Reino Unido como en el extranjero.

“Hoy temprano, la reina habló con el primer Lord del Mar el almirante Tony Radakin, sobre el trabajo que está desempeñando la Marina Real en casa y en el extranjero. Como soberana, la reina es jefa de las Fuerzas Armadas y tiene estrechos vínculos con los tres servicios”, se podía leer en el tuit en el que, además, agregaron un retuit de la cuenta de la Royal Navy en la que aparecía de almirante Tony Radakin mientras hablaba por teléfono con la Reina desde su oficina.

Así, Isabel II ha continuado al pie del cañón a pesar de la hospitalización de su marido, lo que podría ser una señal de que el duque de Edimburgo no está tan grave, a pesar de que ya ha pasado su segunda noche en el hospital.

Artículo relacionado

Según ha publicado el diario The Sun, fuentes de palacio han confirmado que el príncipe Felipe se encuentra “de buen humor” en el hospital, donde va a pasar unos días en observación. Además, el experto real Jenny Junor ha bromeado sobre que los médicos del hospital en el que se encuentra seguramente “no lo querrán” en su turno debido a que no le gusta que la gente se preocupe por él. “El hecho de estar en un hospital y que se haga un escándalo de hecho lo va a irritar”, ha asegurado.