No está siendo un verano fácil para nadie, y por ello las Casas Reales están más en el punto de mira de los medios, como ejemplo del buen hacer y de solidaridad. Sin embargo, no están faltando los deslices de algunos royals que, queriendo mostrar cercanía y tranquilidad, se están saltando a la torera algunas de las normas más indispensables en la lucha contra la crisis sanitaria mundial.

Artículo relacionado

Hace pocas horas eran Guillermo y Máxima de los Países Bajos los criticados a través de redes sociales con motivo de una imagen en la que aparecen, muy bronceados y sonrientes, junto a un espontáneo con el que accedieron a tomarse una foto. Con menos interés que cualquier saludo normal en cualquier otro verano, el detalle está en que ninguno de los tres lleva puesta la mascarilla ni guarda la distancia de seguridad necesaria al no portarla.

Tal y como informa RTL Nieuws, la imagen fue tomada hace unos días durante las vacaciones en Grecia de la Familia Real holandesa, y el hombre que sale con la pareja real es el dueño del establecimiento que eligieron los Reyes para pasar su cena. A pesar de que se trata de una imagen privada, esto no exime a los soberanos de cumplir con las normas que se exigen a los ciudadanos holandeses dentro y fuera de sus fronteras.

"Ha aparecido una foto en medios en la que se ve cómo mantenemos muy poca distancia. Por la espontaneidad del momento no le hicimos caso. Por supuesto que deberíamos haberlo hecho porque el cumplimiento de las normas del coronavius también es esencial durante las vacaciones para no contraer el virus", publicaban a través de las redes sociales de la Casa Real de los Países Bajos.

Mary de Dinamarca
Det Danske Kongehus

Máxima y Guillermo de Holanda se disculpan públicamente días después de que también lo hiciera Mary de Dinamarca. El motivo de las palabras del la mujer del príncipe Federico fue un estrechamiento de manos que mantuvo con una de las autoridades que la recibió en su primer acto oficial después de las vacaciones.

La princesa, como presidenta del Fondo Mundial para la Naturaleza de WWF, arrancaba su agenda tras las vacaciones soltando a cinco rayas marinas al mar en el acuario Kattegatcentret. Fue allí cuando, a su llegada, no dudó en estrecharle la mano al director del centro. Además de rápidas críticas que inundaron las redes, Mary también tardó poco en reaccionar ante ellas para corregir su error. "Tuve un despiste y desafortunadamente llegué a estrecharle la mano. Esto me recuerda lo importante que es que nos ayudemos los unos a os otros a cumplir las recomendaciones. Cuídense y cuiden a los demás".

Mary de Dinamarca
Det Danske Kongehus

Al día siguiente, la nuera de la reina Margarita aparecía en las redes sociales de la Casa Real con dos selfies y un mensaje muy claro. "En tierra, mar y aire, tenemos que acostumbrarnos a usar mascarillas. Es importante que sigamos juntos las recomendaciones de las autoridades sanitarias".