Felipe VI y Letizia han vivido su tercer día de agenda oficial por las Islas Baleares, concretamente en Menorca. Los reyes han rememorado una visita muy especial, quince años después: ¡han vuelto a la fábrica de quesos en la que estuvieron en el año 2005 cuando la reina consorte estaba embarazada de su primera hija, la princesa Leonor!

A pesar de la polémica que envuelve a la familia tras la repentina marcha del rey emérito, tanto Letizia como Felipe han mostrado su faceta más tranquila. Tanto, que la nuera de Juan Carlos I ha vuelto a saltarse todos y cada uno de los protocolos.

Artículo relacionado

La que fuera periodista en el Telediario de TVE se ha acercado al público que se ha presentado en la planta de producción de Coinga y la actitud de Letizia no ha pasado desapercibida por nadie: le ha cogido el abanico a una mujer, se ha abanicado para combatir las altas temperaturas a las que ha estado expuesta y se lo ha devuelto instantes después.

Un gesto que ha arrancado las sonrisas de los allí presentes y que, sin dudarlo, han decidido inmortalizar el momento.

reina letizia protocolos menorca

Artículo relacionado

En La Rioja también sufrió un lapsus muy parecido. Cuando llegaron a la localidad de Haro, el Rey inició una comitiva de saludos con las diferentes autoridades de la región. En un momento dado, Felipe se quedó rezagado intercambiando unas palabras con uno de ellos y Letizia se adelantó sin pensárselo dos veces.

Un detalle en las normas que parece que a Letizia se le ha olvidado ya que es ella la que debe ir un paso por detrás de su marido y no viceversa.

También, cabe recordar el famoso 'apóyate en la barra' que tuvo lugar en su visita a Canarias. Letizia sacó su lado más espontáneo en el bar 'Don Jamón'. Le dijo a su marido que se apoyase en la barra del bar para dar ejemplo de normalidad a los ciudadanos tras la crisis sanitaria que está atravesando el país.