Guillermo y Máxima de Holanda no suelen actuar como el resto de monarquías de Europa a la hora de planear sus vacaciones. Al contrario de lo que hacen otras Casas Reales como Suecia, Dinamarca, Noruega e incluso España, los reyes de los Países Bajos suelen salir del país para pasar la mayor parte de su verano en el extranjero.

Artículo relacionado

Tras realizarse el tradicional posado estival que los soberanos comparten con las princesas Amalia, Alexia y Ariane en las inmediaciones del Palacio de Huis ten Bosch, la familia al completo suele salir de Holanda para disfrutar de sus vacaciones en un rincón paradisíaco de Grecia. Lo hacen así desde que tuvieron que renunciar a la finca que adquirieron en 2007 en Mozambique, concretamente de la península de Machangulo .

Máxima y Guillermo de Holanda en Mozambique
Gtres

Tal y como informan los medios holandeses, fue Máxima quién se enamoró primero de Machangulo, Mozambique, y después de Spetses, Grecia. Como a mayoría de sus homólogas, fue ella la que tomó ambas decisiones a la hora de organizar sus vacaciones en familia.

En plena crisis económica, la adquisición de la finca africana supuso un aluvión de críticas ya que, como sucedía en todas las Casas Reales de Europa, se pedía austeridad por parte de ciudadanos y royals. El error de los Orange fue doble, porque primero compraron un terreno y después iniciaron unas obras que tuvo que aprobar el Gobierno del país, por lo que un año más tarde terminaron por deshacerse de su paraíso africano con mucha prisa.

Casa Familia Real de Holanda en Grecia
Gtres

En 2010, con motivo de la asistencia de Guillermo y Máxima a la boda de Tatiana Blatnik y Nicolás de Grecia en la isla de Spetses, los monarcas de Holanda se enamoraron de esta zona a orillas del Mediterráneo, su entorno y la tranquilidad que transmitía. Fue por ello que en 2012 adquirieron una hacienda de 4.000 metros cuadrados por cuatro millones y medio de euros, situada en Doroufi, al sur del país.

El terreno en concreto consta de tres casas que asoman al mar Egeo, rodeadas de frondosa vegetación y en medio de una tranquilidad absoluta. La primera planta de la residencia cuenta con la habitación de matrimonio con jacuzzi y una sala de estar que supera los 100 metros cuadrados. En la segunda, hay otros dos dormitorios con sus respectivos baños y una sala de juegos.

Casa Familia Real de Holanda en Grecia
Gtres

La finca cuenta además con piscina y cancha de tenis, así como un muelle y puerto privados, uno de los puntos más destacables para los críticos ecologistas. El Gobierno griego tuvo también que intervenir para gestionar la seguridad de la Familia Real holandesa, privatizando una zona pública de costa con el objetivo de controlar los accesos a la hacienda.

Un paraíso, a orillas del Mar Mediterráneo, en el que sin duda Máxima, Guillermo y las princesas Amalia, Alexia y Ariane viven algunos de los mejores recuerdos de verano que marcarán sus vidas.