Es la noticia de las últimas horas dentro de la casa real británica. El príncipe Harry y Meghan Markle han decidido ceder su residencia en Reino Unido, Frogmore Cottage, a Eugenia de York y su marido, Jack Brooksbank, quienes ya llevan unas semanas viviendo allí. Según ha confirmado The Sun, la pareja se mudó a la residencia que la reina Isabel II a los duques de Cambridge después de enviar sus pertenencias a California, en donde el pasado julio se compraron una vivienda.

Artículo recomendado

El príncipe Harry, el ‘royal’ más sexy, según la revista ‘People’

El príncipe Harry, el ‘royal’ más sexy, según la revista ‘People’

Un movimiento con el que el príncipe Harry ha dejado claro la buena relación que mantiene con su prima, Eugenia de York. Ambos se han llevado bien durante toda su vida y solían salir de fiesta juntos cuando eran más jóvenes. Es más, según la biografía Finding Freedom, la hija del duque de York fue la primera miembro de la familia real en conocer a Meghan Markle y ambas parejas no tardaron en comenzar a tener citas dobles juntos.

Eugenia de York Jack Brooksbank

Con esta decisión, Eugenia de York y Jack Brooksbank siguen los pasos de los duques de Sussex. Al igual que ellos, se ha mudado a Frogmore Cottage durante su embarazo con el fin de que su hijo tenga una vida lo más normal posible. “Eugenia sabe que un título puede ser tanto una maldición como una bendición, y Jack y ella quieren que sus hijos vivan una vida normal y en un futuro trabajen para vivir. Los títulos no importan para ellos, solo quieren un niño sano y feliz”, confirmó el pasado septiembre un amigo de la familia a Vanity Fair.

Artículo recomendado

Los príncipes Harry y Guillermo mantienen vivo el espíritu de Lady Di en sus batallas personales

Los príncipes Harry y Guillermo mantienen vivo el espíritu de Lady Di en sus batallas personales

Exactamente la misma razón llevó a Meghan y Harry a abandonar Nottingham Cottage y mudarse a Frogmore Cottage. La pareja quería que su hijo viviera en un entorno más aislado y reformaron la vivienda con 2,4 millones de libras (2,7 millones de euros) procedentes de las arcas públicas que, tras el Megxit, han devuelto. Eso sí, parece que dos años después de tomar esta decisión, el futuro de la pareja está fuera de Reino Unido.