Uno de los temas que más ampollas ha despertado desde que se hiciera oficial la salida de Meghan Markle y el príncipe Harry de la familia real británica ha sido el dinero. A partir de ahora, los duques de Sussex tendrán que financiar ellos mismos su vida de lujos. Sin embargo, parece que no van a tener ningún problema. Si hace unos días se embolsaron un millón de dólares por participar en un evento, ahora podrían aumentar sus ingresos con otro movimiento.

Artículo relacionado

Según la plataforma de marketing de influencers ‘inzpire.me', los duques de Sussex podrían ganar hasta 85.000 libras por cada una de sus publicaciones en Instagram gracias a los más de 11 millones de seguidores. Una cifra que ha aumentado considerablemente después de que Meghan Markle y el príncipe Harry decidieran decir adiós a la familia real británica. En concreto, su perfil ha crecido un 9,7%.

Unos ingresos que serían más altos que los de Kate Middleton y el príncipe Guillermo, en cuya cuenta oficial una publicación patrocinada costaría casi 41.000 libras. Los duques de Cambridge cuentan con los mismos seguidores que los de Sussex. Sin embargo, el precio en su Instagram es menor.

Según el CEO de la compañía, Marie Mostad, la cuenta de los duques de Sussex ha aumentado considerablemente su número de seguidores debido al interés a nivel mundial por saber cómo van a llevar a cabo su transición de miembros de la familia real británica a su nuevo estilo de vida. Por el momento, ni Meghan Markle ni el príncipe Harry han revelado cómo planean ganar dinero después de que la reina Isabel II les prohibiera utilizar la marca ‘Royal’.

Artículo relacionado

En concreto, la reina de Inglaterra no quiere que utilicen este término y mucho menos que saquen beneficio de él. Aunque solo se trata de una palabra, esta prohibición afecta mucho a los proyectos laborales del matrimonio. Desde un primer momento, Harry y Meghan tuvieron claro que querían ganarse la vida de forma independiente a los Windsor. Para ello, la idea hiciera era utilizar la marca Sussex Royal como seña de identidad y trabajar desde ella para facturar sus nuevos empleos. Algo que ahora no van a poder hacer porque la marca incluye la palabra prohibida.