Los conflictos tras el ‘Megxit’ no han hecho más que comenzar. Al principio todo parecía tranquilo. La reina Isabel II mostró su apoyo a Harry y Meghan en su decisión de retirarse de la corona británica pese a la pena que le daba que dejaran de formar parte de la familia real.Pero hace unos días comenzó su venganza. Además de pedirles que hasta el 31 de marzo aguanten como miembros de la corona y que acudan a algunos actos en Londres como el del próximo 9 de marzo en la Commonwealth, les ha hecho una prohibición con la que les pone muchas barreras. La reina ha prohibido a los duques de Sussex utilizar la palabra ‘royal’ en su beneficio.Algo que impediría que lleven a cabo algunos de los proyectos profesionales que tenían en marcha porque esa palabra formaba parte de ellos.

Artículo relacionado

Pero lejos de quedarse de brazos cruzados, Meghan Markle ha respondido a esta prohibición y ha comenzado su desafío contra Isabel II. Según cuenta en exclusiva el medio británico Daily Mail, la exactriz ha hablado de este tema con sus amigos y se ha mostrado de lo más contundente. “No hay nada que legalmente impida que utilicemos esa palabra”, han sido las palabras con las que Meghan ha dejado claro que la decisión de Isabel II no tiene ninguna validez a nivel legal. La mujer del príncipe Harry ha asegurado que el motivo por el que quieren utilizar el término ‘royal’ pese a no ser miembros de la realeza es porque pueden sacar beneficios para sus fundaciones y otras causas, pero que en ningún momento lo hacen para sacar beneficios personales.

Isabel II y Meghan Markle

Meghan también ha confesado a sus amigos que ella ya no tiene tiempo para los dramas y que no va a hacer de esto un problema. Además en su defensa ha dicho que pese a no pertenecer a la institución, tanto Harry como su hijo Archie tienen sangre real. Algo que según ella les da el derecho a utilizar la palabra prohibida. De esta forma deja claro que en su nueva vida ella va a lo suyo, sin importarle lo que digan desde Buckingham Palace.