El embarazo y el postparto son etapas que cada mujer vive de una forma diferente. Son varios los métodos, ejercicios o técnicas a los que se puede recurrir para encontrarse bien cuando se está embarazada y para recuperar la figura y llevar el cambio que supone tener un bebé de la mejor forma. En el caso de Meghan Markle, ahora se ha conocido que recurrió a una técnica a la que ya había recurrido en otras ocasiones: La acupuntura.Mientras estaba embarazada del pequeño Archie la duquesa de Sussex fue a ver a Ross J. Barr, su acupuntor de confianza.

Artículo relacionado

Ahora él ha contado cuál fue la rutina que siguió con Meghan para que ella llevase el embarazo de la mejor forma. Ross ha desvelado que la mujer del príncipe Harry acudió a su consulta en varias ocasiones y que realizaban sesiones tanto para que el embarazo fuera lo más saludable posible como para que el útero estuviera preparado para el momento de dar a luz. Y una vez que se convirtió en mamá, Ross también estuvo a su lado. Lo hizo enviándole algunos productos naturales para que su recuperación fuera más sencilla. Unos caldos veganos o una almohada de lavanda para los ojos fueron algunas de las cosas que le mandó a Frogmore Cottage.

Meghan 2

Entre Meghan y Ross se ha establecido en estos dos años que ella lleva en Reino Unido una relación de total confianza. Antes de quedarse embarazada, la duquesa de Sussex ya había ido a su consulta para que le ayudase con algunos de sus problemas. Por un lado con las migrañas. Meghan las padecía de forma frecuente y en la acupuntura encontró un buen método para paliarlas. Y hubo una vez que acudió acompañada de Harry a la consulta. Fue justo antes de celebrar su boda. La pareja estaba tan estresada y tensa ante su enlace que decidió pedir ayuda a Ross para calmar sus nervios.