Uno de los motivos por los que Harry y Meghan han tomado la decisión de dejar la familia real británica ha sido la exposición mediática a la que estaban sometidos. Esto es algo que desde que se anunció su noviazgo, ha agobiado mucho a la exactriz. El príncipe Harry ha denunciado en varias ocasiones la presión que han sentido durante estos años, llegando a comparar la situación con el trágico final de su madre Diana de Gales. Pensaban que al marcharse a vivir al otro lado del charco y al no tener responsabilidades con la corona británica, esto iba a cambiar. Pero estaban muy equivocados.

Artículo relacionado

Los duques de Sussex han empezado muy agobiados esta nueva etapa lejos de Isabel II y el resto de los Windsor. El motivo es que siguen siendo el centro de atención. Meghan Markle lleva una semana en Canadá con el pequeño Archie y el príncipe Harry llegó ayer para reunirse con ellos. Y todos sus pasos son seguidos por los fotógrafos.En la puerta de la casa en la que residen, cada vez que salen a pasear o hacer la compra, cuando cogen un avión… En todo momento tienen al lado a varios fotógrafos que hacen lo posible por captar los primeros instantes de la pareja en Vancouver.

Meghan y Harry

Esto es algo que ha provocado un gran enfado en la pareja. Tan agobiados se sienten que no han dudado en denunciar que los paparazzi estén todo el rato detrás de ellos. Han pedido que les dejen hacer una vida tranquila y han tachado de inaceptable la persecución que están sufriendo ahora que ya no tienen ningún cargo público. Hace unos meses Meghan y Harry tomaron acciones legales contra algunos medios de comunicación británicos por las críticas que la exactriz ha recibido en los últimos meses. Ahora están pensando en hacer lo mismo contra los fotógrafos que están día y noche siguiendo sus pasos.