Si había algo que querían conseguir Harry y Meghan al dejar de formar parte de la familia real británica era poder residir durante largas temporadas lejos de Reino Unido. Los duques de Sussex tenían claro desde hace mucho tiempo que Canadá era el lugar en el que tanto ansiaban vivir. Allí es donde pasaron sus seis semanas de descanso en noviembre y diciembre, junto a la familia y amigos de Meghan. Y ahora, Vancouver también se ha convertido en el sitio en el que van a vivir. Lo van a hacer en una casa impresionante de la que ya se conocen algunos detalles.

Artículo relacionado

La vivienda es una mansión. Está ubicada en una zona muy tranquila, sin muchos vecinos alrededor. De esta forma el matrimonio conseguirá la privacidad y la tranquilidad que tanto han echado de menos (en especial Meghan) durante estos años. La casa tiene más de dos mil metros cuadrados y no le falta detalle. Tiene siete dormitorios y cinco cuartos de baño. Además cuenta con un impresionantejardín donde seguro que el pequeño Archie va a pasar mucho tiempo jugando. Y por si esto fuera poco, la casa también tiene unas espectaculares y privilegiadas vistas al mar.

Harry y Meghan

Teniendo en cuenta todos los lujos con los que cuenta la vivienda, no es de extrañar su elevado coste. El coste de la casa asciende ni más ni menos que a 24 millones de euros. Este dinero no es el único que los duques de Sussex van a invertir en viviendas en estos días. La pareja también abonará los casi tres millones de euros que costó la reforma de Frogmore Cottage hace unos meses. De esta forma, y como parte del acuerdo al que han llegado con Isabel II, devolverán a los fondos públicos el dinero que se había utilizado para actualizar su residencia oficial de Reino Unido y que ahora apenas van a habitar.