Tras más de un año separados, el príncipe Harry se reencontraba con el resto de la familia real británica el pasado sábado 17 de abril durante el funeral del duque de Edimburgo. Una reunión incómoda en un momento muy triste para todos y que llegaba en mitad de un gran distanciamiento provocado por diversas polémicas, como la famosa entrevista que el duque de Sussex concedió junto a Meghan Markle a Oprah Winfrey.

Artículo relacionado

La muerte del duque de Edimburgo ha obligado al príncipe Harry no solo a volver a Londres, donde aterrizó el pasado lunes para guardar la cuarentena obligatoria antes de asistir al funeral, sino también a acercar posturas con el resto de la familia real. Sin embargo, una vez pasado este último adiós, el duque de Sussex va a tener que decidir si se queda un poco más en Reino Unido para celebrar el cumpleaños de la reina, quien alcanzará los 95 el próximo 21 de abril, o vuela hasta Estados Unidos para reencontrarse con Meghan Markle, en avanzado estado de gestación de su segundo hijo en común.

Príncipe Harry

El príncipe Harry, sin Meghan Markle en el funeral.

Gtres

Una difícil decisión para el príncipe Harry tras tener que despedirse para siempre de su abuelo. Aunque según ha publicado el diario The Sun, el duque de Edimburgo se siente mal por haber tenido que dejar a Meghan Markle atrás para volver a Reino Unido y “quiere volver lo antes posible”, lo cierto es que el hijo del príncipe Carlos también quiere estar al lado de su abuela en estos complicados momentos.

Artículo relacionado

Tal y como ha señalado la revista Hello!, el príncipe Harry estaría dispuesto a alargar su estancia en Reino Unido unos días más para celebrar junto a la reina Isabel II su cumpleaños más duro, el primero sin la compañía del duque de Edimburgo. Es más que probable que, en este triste aniversario, toda la familia se vuelque en la monarca. Así, el duque de Edimburgo tendrá que decidir entre volar al lado de Meghan Markle y el pequeño Archie o quedarse con su abuela. Una decisión nada fácil de tomar.