Más de dos años después de que Meghan Markle y el príncipe Harry anunciaran su intención de dejar atrás a la casa real británica y comenzar una nueva vida lejos de Reino Unido, la reina Isabel II ha decidido tomar cartas en el asunto y reorganizar la familia real británica. Tras su salida de la familia, los duques de Sussex dejaron atrás una gran cantidad de cargos y patronatos a los que la monarca ya ha encontrado sustitutos.

Artículo recomendado

Meghan Markle y el príncipe Harry, salpicados por la polémica de Joe Rogan en Spotify

Meghan Markle y el príncipe Harry, salpicados por la polémica de Joe Rogan en Spotify

Con Meghan y Harry cada vez más lejos del palacio de Buckingham, Isabel II los ha despojado definitivamente de los últimos honores que les quedaban: sus patronatos. Sin ir más lejos, este pasado miércoles 2 de febrero la casa real británica ha confirmado que Kate Middleton se ha convertido en la nueva patrona de la federación de rugby Rugby Football Union (RFU) y de la Rugby Football League, dos cargos que hasta su salida pertenecían al príncipe Harry.

Harry y Meghan

Un movimiento con el que Kate Middleton se ha convertido en el primer miembro de la familia que heredar alguno de los patronatos que pertenecieron en el pasado al príncipe Harry. Pero no ha sido la única en ponerse al frente de un cargo que antes perteneció a los duques de Sussex.

Junto a Kate Middleton, Camilla de Cornualles se va a convertir en la sustituta de Meghan Markle como patrona de la compañía nacional de teatro británico, según ha adelantado el diario ‘The Times’. A falta por el momento de confirmación oficial por parte de la casa real, la mujer del príncipe Carlos conseguiría por fin uno de los títulos que más ilusión le hacen, ya que es una gran aficionada a la cultura y, de hecho, cuenta con un club de lectura pública.

Artículo recomendado

El príncipe Harry amenaza con demandar al Gobierno británico por su seguridad

El príncipe Harry amenaza con demandar al Gobierno británico por su seguridad

Con estos movimientos, Isabel II aleja definitivamente a Meghan Markle y el príncipe Harry de la casa real británica. Y es que, aunque no ostentaban estos cargos desde 2021, cuando confirmaron que no regresarían a Reino Unido, la monarca se había resistido a nombrar a sus sustitutos. Una decisión a la que por fin ha hecho frente.