Tras casi un año alejados de Reino Unido, Meghan Markle y el príncipe Harry ya preparan su vuelta al país. Según ha publicado el Daily Telegraph, si las condiciones derivadas de la pandemia lo permiten, la pareja estaría pensando en regresar a Londres para celebrar una fecha muy especial para toda la familia real británica: el cumpleaños del duque de Edimburgo, quien alcanzará los 100 años el próximo 10 de junio.

Artículo relacionado

“Si las restricciones del coronavirus lo permiten, la familia real se reunirá en una celebración privada y los duques de Sussex esperan volar desde California para asistir”, ha asegurado la mencionada publicación. La fecha, además, coincidirá con los Juegos Invictus a los que el príncipe Harry tiene previsto asistir el próximo 29 de mayo en La Haya.

Unas celebraciones que, según la mencionada publicación, no serán muy amplias, ya que el duque de Edimburgo “no tiene ninguna intención de volver a convertirse en el centro de atención en su gran día”. Eso sí, el marido de la reina Isabel II sí que podrá contar con todos los miembros de su familia a su lado.

Meghan Markle y el príncipe Harry

Meghan Markle y el príncipe Harry, durante la Navidad del 2017 en Sandringham

GTRES

Eso sí, puede que los duques de Sussex vuelvan a Londres antes. En concreto, el príncipe Harry podría regresar a Reino Unido para renegociar con la reina Isabel II algunos de los puntos fundamentales del Megxit.

Será el próximo marzo cuando los duques de Sussex y la casa real británica se tengan que volver a sentar porque se cumplan 12 meses del Megxit.El príncipe Harry y Meghan Markle quieren que el acuerdo se prorrogue como un año más, pero quieren discutir algunos puntos con la reina Isabel II. En estos momentos, su principal preocupación es poder mantener sus patronazgos reales para continuar con su colaboración con las organizaciones y asociaciones benéficas.

Artículo relacionado

En la revisión del acuerdo, un año después, se analizarán los nuevos proyectos que han comenzado Meghan Markle y el príncipe Harry para garantizar que no existan incompatibilidades. Unas conversaciones que podrían comenzar de manera telemática, según señala el Daily Mail, pero que terminarían en Londres, con una visita del duque de Sussex a su abuela.