Meghan Markle y el príncipe Harry prometían una mayor exposición pública en el 2021 y ya han comenzado a cumplirlo. La pareja estrenó un nuevo podcast el pasado martes 16 de diciembre titulado Archewel Audio, el nombre que lleva la fundación en honor a su hijo, Archie. Para ello, la pareja ha firmado un contrato millonario con Spotify, al igual que hiciera hace ya unos meses con Netflix.

Unos contratos que no son casuales. Según ha asegurado el comentarista real y periodista Dan Wootton a un medio británica, la pareja se va a ver sometida a una “intensa presión” para desvelar algunos de los secretos mejores guardados de la casa real británica. “Pueden comenzar a entrevistar a personas dignas, pero en realidad para que Netflix y Spotify obtengan su peso, necesitarán contenido real”, ha afirmado muy contundente.

Artículo relacionado

Meghan y Harry han firmado un contrato de 30 millones de libras con Spotify. Un nuevo proyecto que, además, les ha acarreado gran cantidad de críticas en las redes sociales, en donde muchos usuarios no han dudado en decir abiertamente lo que piensan sobre él. Algunos medios británicos, además, no han dudado en señalar que la pareja ha elegido una empresa que apenas paga impuestos en el país.

Ganan el juicio contra la prensa

Sin embargo, no todo son malas noticias para Meghan Markle y el príncipe Harry. Los duques de Sussex han ganado la batalla contra los paparazzi que fotografiaron a la exactriz con su hijo Archie en Canadá. Según ha informado The Guardian, ambas partes acordaron en una vista remota el pasado viernes que la agencia Splash News and Pictures invadió su privacidad ilegalmente, por lo que no volverán a tomar fotografías suyas en el momento.

"Los administradores de Splash UK se han comprometido a que, en caso de que la entidad salga de la administración, Splash UK no tomará fotografías del duque y duquesa o su hijo en el futuro”, se aseguró durante la vista según el medio inglés.

Harry, Meghan, Archie

Una sentencia que un portavoz de Schillings, el bufete de abogados que representa al príncipe Harry y Meghan Markle, ha valorado positivamente. "Este acuerdo es una clara señal de que no se tolerará el comportamiento ilegal, invasivo e intrusivo de los paparazzi, y que la pareja se toma estos asuntos en serio, como lo haría cualquier familia. Un reclamo simultáneo y similar contra Splash US, una compañía hermana de Splash UK, continúa dirimiéndose en el sistema judicial británico”, ha afirmado.

Cabe recordar que Meghan y Harry decidieron denunciar a la agencia después de que tomaran unas fotografías de la exactriz en el Parque Regional Horth Hill en la isla de Vancouver con sus dos perros y Archie en un portabebé. La pareja alegó que las imágenes violaban la Ley de Protección de Datos y representaban un uso indebido de la información privada debido a que se trataba de “una salida recreativa privada”.